Seguimiento variedades autoflorecientes (III)

Fase de crecimiento semillas autoflorecientes

El tercer post del seguimiento de un pequeño cultivo de cannabis autofloreciente se dedica a observar la fase de crecimiento de las tres semillas que plantamos a inicios de verano y a explicar los problemas que nos hemos encontrado, que no han sido pocos, y cómo los hemos intentado solucionar. Las tres semillas de marihuana autofloreciente que tenemos creciendo son Gorilla Glue Auto del banco Fast Buds, Nevil Bilbo de Genehtik y Buddha Purple Kush de Buddha Seeds.

Como recordatorio del seguimiento que nos ocupa sirvan el primer post dónde contábamos el plan de cultivo que nos habíamos planteado. O el segundo en el que explicábamos el proceso de siembra y transplante en las macetas definitivas.

Pasemos ahora a explicar cuál ha sido el desarrollo en estos últimos días.

Primer crecimiento

El proceso de crecimiento de las semillas autoflorecientes sembradas una vez trasplantadas ha sido constante, aunque tal vez no tan rápido como nosotros habíamos pensado.

El riego, cada día, en relación a la planta, se ha hecho a primera hora de la mañana cuando aún no les daba la luz del sol directa, y al caer la tarde, cuando la luz del día ya no es extrema, y se da paso al atardecer. Así, en ambos casos nos aseguramos de no quemar la planta y no cocer las raíces.

Aproximadamente desde las primeras fotos ( abajo foto 1 ) que les sacamos cuando las trasplantamos, a la segunda foto ha pasado una semana y media. Han avanzado sí, pero no tan rápido como teníamos en mente. La naturaleza requiere su tiempo.

No obstante, si viéramos que no crecen suficiente en el futuro, tendríamos que ver que es lo que ha pasado. Una posibilidad podría ser que no hemos puesto arcilla expandida en la base de la maceta para drenar el agua sobrante. Habrá que observarlas y ver como evolucionan.

Otro elemento a tener en cuenta es que las macetas están en el suelo, que se calienta mucho en plena ola de calor estival. Quizá tengamos que levantar las tres macetas del suelo para que las raíces que puedan tener no se hiervan, y estén aireadas.

Después de que las tres semillas han crecido, la hemos ido regado con un poco más de agua cada vez, aproximadamente con 1 litro repartido entre la mañana y la tarde. Es decir, 500 ml. cada vez.

Semilla auto sembrada
Semilla auto recién trasplantada (FOTO 1)
Después de una semana de crecimiento (FOTO 2)

Primer depredador

El principal problema, a parte del crecimiento lento que hemos observado, ha sido el primer depredador de nuestras pequeñas plantas que ha sido cazado in fraganti en el momento del auto.

No ha sido una mosca, ni un trip, ni una oruga, ni un ácaro. La primera depredadora que hemos encontrado ha sido la mascota de la família, la perra.

Como se observa en la foto, primero fue una de las plantas que apareció mordidas las hojas. Pensando en que podría hacer sido un pájaro, ya estábamos planteando una posible distracción para la ave, como un CD colgando de la baranda o similar. Pero antes de que nos pusiésemos manos a la obra, apareció la segunda planta con las hojas mordidas. Sólo nos quedaba una planta íntegra, y en el mismo día que la anterior también se quedo sin hojas por uno de sus lados. Era la perra que mordisqueaba las plantas. No sabemos si lo hacía para purgarse, o porque el cannabis también les gusta a las mascotas.

Segundo crecimiento

Después del incidente barajamos la posibilidad de que nuestras plantas no pudiesen soportar tal ataque y no fueran capaces de seguir creciendo por la falta de hojas. A día de hoy, habiendo pasado unos días van creciendo sin ningún problema. Sólo tienen cicatrices. Además con la lluvia de verano, se han estirado. Sólo las dejamos que se regaran una parte de la tormenta, porque caía mucha agua, y se podían haber ahogado. Las retiramos a un sitio cubierto.

Fertilización

Al ver que crecían tan lentas decidimos no aplicar el abono de crecimiento Montser Grow que teníamos preparado, porque todavía eran muy frágiles para su asimilación.

En su lugar hemos aplicado un par de veces Rhizotonic de Canna, para que desarrollaran adecuadamente un sistema de raíces fuertes. Pensamos que en breve podremos alimentarlas con el abono de crecimiento. O quizá esperemos ya a ver los primeros pistilos para aplicar el Monster Bloom. El alimento que lleva el sustrato aún no se ha agotado, con lo que podemos estar tranquilos de que las plantas estan nutridas.

Seguimos viéndolas crecer, y sobretodo: la naturaleza requiere paciencia, y la prisa mata, amigas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *