Cómo cultivar marihuana en fibra de coco

Una de las tendencias actuales en el cultivo interior es el uso de fibra de coco para marihuana como sustrato. La dificultad de cultivar en coco se sitúa a medio camino entre el cultivo en tierra (más fácil) y el cultivo en hidroponia (más difícil). En este post vamos a explicar como cultivar con éxito y conseguir una cosecha de calidad.

La fibra de coco no es más que la capa exterior de los cocos, y está formada por fibras de tamaño grueso y otras más pequeñas que parecen polvo. El proceso industrial para conseguir la fibra de coco consiste en lavar estos materiales para extraer sus fibras y el polvo, que es el que en realidad se usa para cultivar.

sustrato de coco

Se trata de un subproducto de la industria del coco, por lo que cultivar en este sustrato resulta mucho más ecológico que hacerlo en tierra (sustratos a base de turbas). Esta turba se extrae de suelos que acaban condenados a la erosión. Por tanto, cuando cultivas con coco, ayudas a conservar el medio ambiente :) Continua leyendo “Cómo cultivar marihuana en fibra de coco”

La mejor luz para cultivar marihuana

La iluminación es el factor más importante en la producción de cannabis, pues es el motor de la fotosíntesis en las plantas. En este post vamos a explicaros como influye la cantidad y la calidad de la iluminación en el desarrollo de nuestra planta favorita, y cuales son las mejores bombillas para marihuana.

iluminación marihuana

Como se mide la luz?

La medida más extendida para cuantificar la iluminación que de un foco para marihuana es el lux, pero no se debe confundir con el lumen, pues aunque una y otra unidad están directamente relacionadas son cosas distintas. Los lúmenes es la cantidad de flujo luminoso, es decir la cantidad de luz visible al ojo humano que emite una fuente de luz, sea ésta natural o artificial. El lux vendría a ser la “densidad” de luz que incide sobre una superficie, por eso anteriormente hemos dicho que estaba directamente relacionadas:

Lux= Lúmenes/Metros cuadrados

Otra unidad para medir cantidad de luz son los fotones, que no solo incluye la luz visible, sino todas las longitudes de onda. Los fotones son partículas invisibles, individuales y sin masa que están presentes en la luz, y pueden servir tanto par medir la radiación como la absorción de luz. En términos de física se conoce la absorbancia lumínica como la cantidad de fotones que recibe una superficie determinada en una unidad de tiempo. Continua leyendo “La mejor luz para cultivar marihuana”

Como germinar semillas de marihuana antiguas

Para muchos cultivadores es habitual guardar semillas de variedades antiguas, procedentes de viajes, de paquetes de regalo, etc…durante mucho tiempo. Muchos de vosotros os habréis encontrado con dificultades a la hora de germinar estas semillas, olvidadas en un cajón o en la nevera durante años y años.

Ácidos húmicos

En este post os vamos a explicar como conseguir que esas semillas germinen, sin tener que emplear técnicas de laboratorio avanzadas. Todo esto gracias a un gran producto, muy habitual en el cultivo de marihuana, los ácidos húmicos.

Las semillas de marihuana, de la misma manera que las de otras especies vegetales, van perdiendo vigor germinativo a medida que pasa el tiempo. Ya sea por estar conservadas con cierta humedad, o con variaciones de temperatura, la capacidad de germinar disminuye.

En algunas ocasiones, pueden llegar a nuestras manos semillas procedentes de lugares lejanos. Estas semillas tienen un gran interés, ya que su carga genética es muy distinta de los híbridos comerciales, que suelen descender de Skunk, Afghani o Haze. Ya seas un cultivador o un criador que quiera desarrollar nuevas variedades, estas semillas de colección tienen un gran interés. Continua leyendo “Como germinar semillas de marihuana antiguas”

Que es el pH y cómo medirlo

Todos sabemos que para lograr una cosecha decente, es conveniente medir el pH del agua de riego, y así poder sacar todo el potencial que tienen nuestras plantas, pero…¿sabemos exactamente qué es? En este post vamos a explicaros qué es el pH, como medirlo, y qué influencia tiene en el desarrollo de nuestra planta favorita, la marihuana.

Como medir el pH del agua

ácido corrector pHExisten dos maneras de medir el pH en el agua de riego. La primera de ellas, más sencilla pero imprecisa es con un test de pH por gotas. Éste kit de medición consta de un recipiente de escaso volumen, un líquido indicador y una escala de colores. Basta con añadir unos 5 mL del agua a medir en el recipiente, y añadir un par de gotas de líquido indicador. Una vez mezclada con el líquido indicador, el agua adquiere un determinado color según el grado de acidez. Basta comparar el color del agua con la tabla para averiguar el valor aproximado de pH.

Este valor es aproximado, pero nos puede ayudar a mantener un buen rango de acidez en nuestra agua de riego. Para las plantas como la marihuana, el valor óptimo de pH se sitúa en torno a 6 (algo menos para cultivo hidropónico), por lo que el color resultante debería ser amarillo. La medición siempre se realiza una vez mezclada el agua con los fertilizantes. En caso de usar productos orgánicos, no será posible usar el test de pH en gotas, ya que la turbieza del agua impedirá observar bien el color. En tal caso la solución es adquirir un medidor electrónico.

Estos medidores de pH son mucho más precisos que los test con gotas, siempre que estén bien calibrados, claro. Su funcionamiento se basa en una pequeña célula electro-química en el extremo del medidor. Esta célula devuelve un determinado potencial según la acidez del agua, que el medidor interpreta como valor de pH o potencial hidrógeno.

La lectura del medidor será correcta siempre que esté haya sido bien calibrado. La mayoría de medidores se calibran con soluciones patrón o buffers. estos líquidos tienen un valor de pH previamente conocido, con el que el aparato puede construir una escala interna con la comparar el valor del agua de riego. Los líquidos patrón más habituales, y que puedes encontrar en nuestra tienda, son el buffer pH 4 y  buffer pH 7.

medidor-ph-ECEn cuanto a medidores, existen varias marcas y modelos que puedes encontrar en el catálogo de Cactus Martorell: Hanna, Milwaukee o Bluelab. Estas marcas nos ofrecen dos tipos de medidores: monitores de medición continua, y medidores de bolsillo. Los monitores de pH son habituales en el cultivos con depósito de riego. Algunos modelos, como el Bluelab Guardian, son capaces de medir también la EC y la temperatura del agua con gran precisión y con unas pocas calibraciones al cabo del año.

En próximos posts explicaremos que es la EC o electroconductividad, pero de momento vamos a seguir con el tema que aquí nos incumbe, que es el pH. Ya hemos visto cuales son las distintas opciones a la hora de medirlo, pero para los más interesados, vamos a explicar de donde surge esta escala de medición y cual es su razón de ser, desde un punto de vista químico.

pH: Acidez o alcalinidad

Una disolución se define como ácida o alcalina en función de su pH. Cuando el pH es exactamente 7, se considera neutra. Este es el caso del agua destilada, aunque cuando entra en contacto con el dióxido de carbono de la atmosfera su valor es ligeramente inferior, pero el ejemplo es válido.

Por debajo de ph 7, se considera que la mezcla es ácida. Algunos ejemplos de líquidos ácidos pueden ser el vinagre, los refrescos, la cerveza, la leche de vaca…

Por encima de pH 7, la sustancia se considera alcalina. Como ejemplo de productos alcalinos tenemos el amoniaco, o la sosa cáustica, altamente alcalina. También se conocen como bases, por tanto, una disolución alcalina es lo mismo que una base.

Principios químicos: que es el pH

Quizás algunos de vosotros hayáis estudiado algo de química en el instituto, pero seguramente ya no os acordéis del pH. Recordad que esta es la abreviación de potencial de hidrógeno, el primer elemento de la tabla periódica, compuesto por un solo proton en el núcleo y un electrón orbitándolo.

como medir el ph

El hidrógeno (de simbolo químico H) forma parte del agua (H2O), la molécula más abundante en plantas y animales. El agua está formada por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno,  y este último atrae con mucha fuerza a los electrones.

Como resultado, la molécula de agua actúa como un dipolo, con un lado cargado positivamente y otro negativamente. Este fenómeno hace que el agua se organice mediante un enlace llamado puente de hidrógeno, que le confiere algunas propiedades físicas.

Cuando el agua no se mezcla con ninguna otra sustancia, estas cargas están igualadas, dando lugar a un equilibrio químico. Podemos representar estas cargas como H+ y OH, para el polo positivo y negativo respectivamente.

En condiciones normales la cantidad de ambas cargas en el agua es de 0.0000001 mol por litro. El mol es una medida referente a la cantidad en átomos de cualquier sustancia. Para no tener que escribir muchos ceros, se usa la unidad de medida mol, que equivale a este número de átomos:

1 mol = 6.02 x 1023 átomos = 602000000000000000000000 átomos

Evidentemente los químicos trabajan con la unidad mol en vez de con átomos, para simplificar la escritura en sus ocasiones, pero volvamos al tema…

A la hora de trabajar con cantidades de iones tan pequeñas, con muchos decimales, y para no tener que escribir tantos ceros, el químico danés Sorensen se inventó la escala del pH, cuya formula es:

pH = – log [H+ ] y su significado es…

Logaritmo decimal de la concentración de iones hidronio en moles por litro, y cambiada de signo…menudo barullo!

Esta función logarítmica se puede calcular con la tecla LOG de las calculadoras, y si hacéis la prueba con el número que hemos dado antes, vereis como os da 7:

– log [0.0000001] = 7

que es el ph

En cuanto el agua se mezcla con más sustancias el equilibrio de cargas positivas y negativas se rompe, dando lugar a disoluciones ácidas y alcalinas.  Las cargas se ven descompensadas y el equilibrio químico se decanta hacia un lado u otro, si predominan las cargas positivas la disolución es ácida.

El pH nos indica cuantas moléculas de agua hay cargadas positivamente, pero también las negativas, puesto que la suma de ambas es siempre constante. De esta forma, cuando el agua está cargada negativamente, la disolución se ha vuelto alcalina a base de perder cargas negativas.

Esperemos que con esta explicación haya quedado explicado que es el pH y el origen químico de esta escala de medición ¡Gracias por vuestra paciencia!

 

Qué abonos usar para cultivar la mejor marihuana

Cultivar la mejor marihuana es el sueño de todos los que  se dedican al cultivo interior. Estamos de acuerdo en que hay varias cosas importantes: el rendimiento en gramos por vatio, la cantidad de resina, el olor y el sabor. Conseguirlo todo a la vez no es fácil, pero tampoco imposible. Simplemente hay que tener claro como usar los productos en cada fase del cultivo, y apostar por los mejores abonos para marihuana y aditivos.

abonos para marihuana

La planta de marihuana, al igual que muchas otras, se alimenta de micro y macronutrientes. Esto elementos se deben suministrar mediante la tierra o el agua de riego. Además de los abonos para marihuana de crecimiento y floración básicos, existen una serie de aditivos que mejoran el rendimiento y la calidad de los cultivos. Según la fase en la que se encuentra la planta de marihuana, necesita un determinado abono base o aditivo. Continua leyendo “Qué abonos usar para cultivar la mejor marihuana”

Cultivo hidropónico de marihuana

Muchos de vosotros habréis escuchado de un amigo o conocido las palabras cultivo hidropónico. Es una palabra compuesto por dos términos griegos: hidro y ponos, que significa agua y trabajo, respectivamente. Por lo tanto, la palabra hidroponía significa cultivo en agua, ni más ni menos. Pero, cómo se puede cultivar una planta en agua? ¿no necesita un sustrato del que alimentarse? En este post vamos a explicar como funcionan los cultivos hidropónicos de marihuana paso a paso.

hidroponico casero marihuana

Las plantas pueden desarrollar su ciclo vital sin necesidad de tener las raíces creciendo en la tierra, siempre que el agua cumpla una serie de requisitos, digamos que el agua tiene que estar viva para poder sustentar el crecimiento de la marihuana.

Es necesario saber que, no importa cuál sea el medio en el cual crecen (tierra, aire o agua) las plantas absorben su alimento en forma de iones disueltos, en presencia de oxígeno. En el agua, a medida que se consumen el alimento y el oxígeno, es necesario reemplazarlos.

Como apunte para los curiosos, la esencialidad de los distintos elementos minerales (N, P, K, Ca, S…) se descubrió gracias a los cultivos hidropónicos experimentales. Al no haber un suelo que proporcionara nutrientes a las plantas, los investigadores debían ir probando con distintas sales minerales hasta dar con la composición adecuada. De esta forma se supo qué nutrientes eran imprescindibles para lograr el desarrollo completo de la planta (definición de esencialidad).

El sistema de cultivo hidropónico de marihuana, permite un crecimiento espectacular de la planta siempre que se controlen tres factores: pH, electro conductividad y oxígeno disuelto en la solución nutritiva. El papel del cultivador en estos cultivos es coordinar el aporte de agua, abono y oxígeno con las necesidades de la planta, para obtener un rendimiento excelente y cogollos de la mejor calidad.

cultivo hidroponico marihuana

En los últimos años, se han logrado enormes progresos en el arte del cultivo hidropónico de marihuana. A finales de los años setenta en los Estados Unidos, varios fabricantes diseñaron y crearon sistemas hidropónicos de tamaño pequeño, aplicando las mismas tecnologías de la industria de los invernaderos. Hay muchas ventajas en cultivar la marihuana en hidroponía:

– Aumento significativo de la cosecha.

– Reducción del ciclo vegetativo/ productivo.

– Máxima expresión del potencial genético de la planta.

– Mejor control de la nutrición de la planta.

Como estos sistemas están relacionados con el uso de una gran cantidad de agua, se podría pensar que la hidroponía es una forma de dejar las plantas desatendidas por un tiempo. Grave error: su metabolismo potenciado requiere mucha atención de tu parte. Esta no es una forma de ahorrar tiempo en el mantenimiento de tu interior, es una manera de mejorar todos los resultados.

Todas las modalidades de cultivo hidropónico casero o profesional se caracterizan por el uso de una bomba que hace circular la solución nutritiva. Vamos a hacer un repaso de las distintas técnicas de cultivo.

Sistema de flujo/reflujo

En este sistema, la solución nutriente sube desde el depósito hasta la bandeja y la llena a intervalos regulares. Luego vuelve al tanque por gravedad, por una o más perforaciones en la parte inferior de la bandeja. El depósito está colocado debajo, para ahorrar espacio. Para mantener las plantas en su sitio, la bandeja se puede rellenar con piedras de arcilla expandida (arlita).

Gracias al movimiento del nivel de agua arriba y abajo, el sistema de “Flujo y Reflujo” asegura una oxigenación excelente, condición indispensable para un buen sistema hidropónico. Aquí también el ciclo de agua es crucial para impedir daños en las raíces por humedad excesiva o deshidratación. Son sistemas muy buenos pero requieren tiempo hasta familiarizarse con ellos. No es raro experimentar cierta frustración con los primeros intentos.

Sistemas por goteo

A partir de una tubería principal, tubos de riego secundarios llevan la solución nutriente de forma individual a cada planta. La circulación está regulada por un temporizador de riego que controla la bomba a intervalos de segundos. Este sistema utiliza grandes bandejas rectangulares donde se han colocado planchas de lana de roca, fibra de coco o vermiculita, sobre las cuales ha enraizado la planta. Un depósito situado debajo recoge la solución nutritiva sobrante, que luego se recicla.

Los sistemas por goteo son fiables y fáciles de usar. Hasta cierto punto, el medio protege las raíces de variaciones repentinas de temperatura e higrometría y más generalmente, de errores del usuario. En estos sistemas el ciclo de irrigación es delicado: demasiada agua y las raíces mueren por falta de oxígeno. Poca agua y las sales tienden a cristalizarse en el tiesto, interfiriendo en la absorción de las raíces.

cultivos_hidroponicos_de_marihuana_paso_a_pasoTambién hay un problema de residuos: tienes que cambiar el medio con cada cosecha, generando desperdicios que se tienen que sacar del cultivo y pueden suponer un fuente de sospechas ante los vecinos. Para evitar este problema de residuos, GHE ha desarrollado un sistema que funciona con arcilla expandida. Este “sustrato” puede volverse a utilizar tantas veces como queramos, teniendo la precaución de darle un baño de agua y agua oxigenada después de cada cultivo.

El sistema se llama Dutch Pot Hydro y ha tenido una gran aceptación entre los cultivadores profesionales, gracias a su versatilidad. En las épocas más frías también se puede utilizar como un sistema aeropónico, vaciando la arcilla y poniendo una tapa con soporte para macetas de rejilla.  En caso de usarlo cómo aeropónico deberemos aumentar la frecuencia de riego.

N.F.T: Nutrient Film Technique

Desarrollados en Inglaterra en los años 60, son los primeros sistemas verdaderos de cultivo en agua. Como dice su nombre, la solución nutriente circula como un flujo por medio de una bomba constantemente, en forma de lámina de agua. Se utiliza una recipiente metálico o de plástico ligeramente inclinado, cubierto por una lámina de material absorbente. Las plantas jóvenes se colocan sobre la tapa, enraizadas en un cubo de lana de roca o similar. Un canalón ubicado en la parte más inferior del recipiente recogerá la solución para llevarla de vuelta al depósito.

En lo que concierne a la oxigenación, estos sistemas son buenos. Sin embargo, las plantas no sobrevivirán a un corte largo de corriente eléctrica. Si el fallo se produce en un momento malo como puede ser un día de temperaturas muy altas, las plantas sólo sobrevivirán unas pocas horas. Otro problema es que cuando las plantas se vuelven demasiado grandes, la masa de raíces tenderá a comprimirse, dificultando la absorción de agua y nutrientes.

Aeroponia

Esta tecnología fue desarrollada al mismo tiempo en Israel y en la Universidad Davis de California, en los años 70. Siendo sistemas de circulación cerrada, no son una amenaza para el medio ambiente, pues el volumen de agua desperdiciada es mínimo, tan sólo se cambia el agua un par de veces a lo largo del cultivo.

La aero-hidroponia utiliza bombas de agua muy potentes capaces de atomizar el agua en diminutas gotas, o bien bombas de aire que desplazan la solución nutriente. Se trata de un cubo pequeño con el fondo perforado y lleno de arlita que se utiliza como soporte físico para las plantas. Este primer recipiente se adapta a un segundo recipiente más grande: el depósito. Una bomba de baja potencia, oxigena continuamente el agua del depósito.

cultivo hidroponico marihuana interiorPor una columna de bombeo la solución nutriente sube a la parte superior de la unidad, se pulveriza y luego fluye sobre las raíces por la fuerza de gravedad, de vuelta al depósito. Estos tiestos son excelentes para plantas madres, de las que se quiere obtener gran cantidad de esquejes. Son unidades muy buenas, pero al ser dependientes de un depósito secundario, tienen que vigilarse de cerca: una planta grande, con tiempo caluroso consumirá toda el agua en pocos días. Uno de los sistemas para una sola planta es el AQUAFARM de General Hydroponics.

Estos sistemas, también existen en forma de módulos, como el Panda Aero de GHE: brindan una saturación del nivel de oxígeno a la zona de las raíces y un crecimiento espectacular. Tampoco originan desperdicios: los cuencos y la arcilla se pueden volver a utilizar una y otra vez (tras desinfectarse). Hay que tener en cuenta que, estando las raíces directamente inmersas en el agua, la temperatura en la zona radicular puede ser peligrosa. Estas unidades trabajan mejor en un espacio bien ventilado.

Parámetros en un cultivo hidropónico de marihuana

El agua es el factor más importante en todos los cultivos, ya sea fuera de la tierra o en ella. En el suelo, las bacterias descomponen la materia orgánica en elementos nutritivos que son absorbidos por las plantas, pero sólo con la presencia de agua. El agua es el componente principal en cultivo hidropónico de marihuana, es por este motivo que la calidad del agua es de enorme importancia.

La mayoría de las personas utilizan el agua del grifo, que tiene diferentes características según sea su proveniencia. Para un cultivador serio, es imprescindible disponer de un equipo de osmosis inversa para montar cultivos hidropónicos que den máximo rendimiento. Hay tres factores esenciales a tener en cuenta cuando uses agua como medio de cultivo:

1. Sales solubles y EC

2. Dureza del agua y pH

3. Oxigenación y temperatura del agua

Debes comprobar la solución con regularidad, ya que diversos factores pueden modificar su calidad. Debes lograr una solución nutritiva bien equilibrada, con la cantidad exacta de sales minerales disueltas, para que tu planta reciba todos los elementos que necesita. Tienes que controlar todos los parámetros que puedan inducir a deficiencias o excesos o, aún peor, a toxicidad. Para hacerlo, necesitarás dos herramientas fundamentales para hidroponia: medidor digital de EC y medidor de pH (o un test de gotas en su defecto).

Sales solubles y electro conductividad

Las sales disueltas son las que permiten al agua conducir electricidad. El agua pura no tiene conductividad ya que no hay sales conductoras. La cantidad de sales solubles en agua se mide por la electro-conductividad (EC). Es muy importante saber que esta lectura no te dirá todo lo que hay en el agua, pero indicará si el nivel general de sales es suficiente, y ésta es básicamente la información que necesitas.

Muchas aguas tienen un EC de 0,5 a 0,8. En algunas ciudades puedes encontrar niveles aún más altos (aguas muy duras). Entre los elementos más comunes que se encuentran generalmente en el agua están el carbonato de calcio y el de magnesio. Como el calcio y el magnesio son nutrientes importantes para las plantas, el agua con niveles razonables de estos elementos pueden ser buenas para cultivos hidropónicos. Pero un exceso de calcio se puede unir con el fósforo para formar fosfato de calcio, que no es soluble y por lo tanto no llegará al cultivo. La manera correcta es comenzar con agua de calidad y agregar la combinación ideal de nutrientes.

cultivo hidroponico casero marihuana

Cuando hace calor, las plantas transpiran grandes cantidades de agua y entonces verás que la EC tiende a subir. En esta etapa se recomienda rellenar el depósito con agua blanda (con el pH ajustado) para bajar la EC a niveles razonables. Dependiendo de la variedad y el estadio del cultivo, las plantas absorberán más o menos fertilizantes. Cuanto más rápido crezcan, más solución nutritiva absorberán.

Como las plantas consumen nutrientes y agua, la concentración de éstos cambiará y por ello es importante controlar los niveles de EC con regularidad. Ajustar la EC a niveles correctos es una tarea simple: por lo general encontrarás pautas de aplicación completas en las etiquetas de fertilizantes, como también informaciones sobre manejo de abonos en las instrucciones de los sistemas de cultivos hidropónicos de calidad.

Dureza del agua y pH

cultivo hidroponicoLa dureza del agua se define como la medida del contenido de calcio y magnesio en el agua. Las letras pH son la abreviatura de “potential Hydrogen” (potencial de Hidrógeno) y se refiere a los iones de hidrógeno de carga positiva (H+) relativos a los iones de hidroxilo de carga negativa (OH-). La escala de pH va de 0 a 14; 7 es neutro (igual número de H+ y OH-). En términos generales, el agua dura tiene un pH alto y el agua blanda un pH neutro.

Las mejores marcas de fertilizantes ofrecen fórmulas nutritivas para aguas duras y aguas blandas, para servir la que mejor se adapte a tu agua. Normalmente el agua de la red municipal tiende a fluctuar en pH y EC, ya que el nivel freático sube y baja según las estaciones, pero por lo general siempre estarán presentes los mismos elementos. Muy a menudo las aguas municipales tendrán un pH de 7 a 8, que es demasiado alto para tus plantas. Nosotros recomendamos mantener un valor de pH entorno a 6.

El pH afecta directamente la disponibilidad de muchos elementos, especialmente a los micro nutrientes. Un pH demasiado bajo puede incidir en un incremento de la disponibilidad de los micronutrientes, que puede conducir a toxicidad.  Un pH demasiado bajo causa:

Toxicidad por hierro (Fe), manganeso (Mn), zinc (Zn), cobre (Cu)

– Deficiencia en calcio (Ca) y magnesio (Mg)

Un pH demasiado alto bloqueará algunos elementos que entonces no estarán disponibles para la planta:

Carencia de hierro (Fe), manganeso (Mn), zinc (Zn), cobre (Cu), Boro (B).

La mejor forma de controlarlo es ajustar el pH del agua, mezclando los nutrientes, dejando reposar un rato para estabilizarlos, luego comprobando y ajustando nuevamente el pH. ¿Por qué se debe ajustar el pH antes y después? Agregar los nutrientes en un pH bien ajustado permitirá que los muy preciados quelatos no se destruyan. Al ajustar nuevamente, podrás estar seguro que las raíces estén bañadas por la solución nutritiva adecuada.

Cómo ajusto el pH del agua?

Ajustar el nivel de pH es una tarea simple si disponemos de un medidor electrónico:

• Cuando el nivel de pH es demasiado alto tienes que agregar un ácido o pH Down para bajar el pH.

• Cuando el nivel es demasiado bajo tienes que agregar una base o pH Up para aumentar el pH. Puede ser de ayuda saber que el agua normal del grifo tiene un pH suficientemente alto, así que puedes agregar un poco y elevar tu pH con poco gasto.

A medida que las plantas crecen, comprueba los niveles de pH regularidad. Puedes permitir que el nivel de pH oscile entre 5.5 y 7.0 sin necesidad de ajuste. Es normal que el pH baje por un tiempo y luego vuelva a subir. Este cambio indica que tus plantas están absorbiendo bien los nutrientes.

Los medidores de pH son bastante seguros (cuando están bien calibrados). Los valores de pH sólo son tan buenos como la última calibración, si no los calibramos de forma regular (por lo menos una vez al mes) podemos incurrir en errores fatales para nuestras plantas. Para calibrar estos aparatos existen dos líquidos: calibrador pH 4 y calibrador pH 7. Cuando compráis un medidor digital es necesario calibrarlo antes de usarlo por primera vez.

como cultivar hidroponico marihuana

En todo caso y para prevenir acumulaciones de sal y también infecciones de patógenos, es recomendable cambiar la solución nutritiva al menos dos veces durante el cultivo.

Temperatura y oxígeno soluble

La temperatura del agua es otro factor importante. Si la solución está demasiado fría o demasiado caliente, los esquejes no enraizarán y las plantas tendrán un crecimiento lento. La marihuana crece bien en hidropónico con una temperatura del agua alrededor de 18ºC. Cuando agregues agua al depósito es aconsejable que esté lo más cerca de la temperatura del agua que ya se encuentra en él. A las plantas no les agradan los cambios bruscos de temperatura, especialmente en la zona de las raíces.

Uno de los puntos clave en cultivos hidropónicos es la oxigenación. Por lo general, un buen sistema hidropónico proporcionará gran cantidad de oxígeno a la solución gracias a su bomba de aire. Pero la temperatura influirá en el contenido de oxígeno de la solución. Cuanto mayor sea la temperatura menos oxígeno quedará en la solución.

Con carencia de oxígeno, prospera todo tipo de enfermedades y patógenos, incluyendo el muy temido pythium. Por lo tanto, asegúrate de mantener el agua a temperatura ambiente, lo más próximo a los 18 ºC. Para conseguirlo, puedes añadir hielo poco a poco al depósito, o instalar un chiller. Este aparato es un enfriador de agua al que enviamos la solución del depósito mediante una bomba, y la devuelve con la temperatura programada.

Con este último apunte nos despedimos hasta el siguiente post. Cómo siempre, os animamos a que dejéis vuestros comentarios y a compartir experiencias con el equipo de Cactus Martorell. Saludos y buenos humos!

Imagen: cannabisativa.com
Imagen: GHE
Imagen: 420magazine.com
Imagen: cannabiscafe.net
Imagen: Bio-green

Cómo fabricar tu propio compost casero

En este post vamos a explicar cómo fabricar un compost casero que nos sirva para cultivar plantas de cannabis. En cualquier casa se genera una buena cantidad de residuos orgánicos, y más todavía si tenemos un cultivo interior. Los restos de sustrato, comida y poda se pueden usar para el compostaje doméstico de cannabis, solo hace falta tener unas nociones básicas para hacerlo bien.

¿Qué es el compostaje?

Se entiende por compostaje la descomposición, en condiciones controladas, de materia (normalmente residuos) orgánica. El resultado del proceso de compostaje casero es el compost, un producto totalmente orgánicoaprovechable tanto por las plantas como por los microorganismos que viven en el suelo.

Este proceso de descomposición sucede de forma natural en los bosques y el campo. La idea es acelerar el proceso creando la mejores condiciones posibles para los microorganismos descomponedores: hongos, bacterias, nemátodos, protozoos…

Como hacer un compostador casero

El compost mejora muchas de las propiedades de los suelos y sustratos de cultivo, como por ejemplo la aireación, la capacidad de retención de agua, la capacidad de intercambio catiónico (indispensable para amortiguar cambios bruscos de pH o salinidad en el suelo) y por supuesto el contenido en materia orgánica.

Además el compost aporta nutrientes debido a su descomposición, que se produce muy lentamente. Es un abono casero de marihuana que las plantas absorben poco a poco, a medida que lo necesitan. Es muy difícil sobrefertilizar una planta por añadir compost casero al sustrato.

Qué materiales se pueden compostar?

En realidad podemos compostar cualquier resto orgánico, pero para que el proceso sea rápido debemos evitar echar a la compostadora los restos de tamaño muy grande (cómo ramas gruesas) o materiales de lenta descomposición. Vamos a enumerar las materias prima que nos facilitarán la obtención de un buen compost:

Hacer compost casero
– Tierra, coco, hojas grandes y pequeñas procedentes de cultivo.
– Verduras, fruta sin huesos y comida que no vayamos a consumir.
– Posos de café
– Restos de la cortadora de césped.

Cuanto más pequeños sean los restos añadidos más rápido será el proceso. Los microorganismos que procesan la materia orgánico trabajan mejor con los materiales pequeños que con grandes restos.

Qué materiales NO deberíamos compostar?

Nunca añadiremos al compost restos no orgánicos como los siguientes:

– Metales, plástico y vidrio
– Tabaco. La nicotina es un potente biocida que puede alterar el desarrollo de los microorganismos que procesan la materia orgánica.

A pesar de que tener un origen orgánico, hay una serie de materias que NO se pueden añadir a la compostadora. Existen dos razones básicas: o bien ralentizan el proceso de compostaje o alteran las propiedades de un buen compost.

– Ramas (la celulosa tarda mucho en descomponerse)
– Cítricos (acidifican el medio, perjudicando a los microorganismos compostadores)
– Restos de carne y pescado (generan malos olores)
– Papel procesado (con tinta o bien blanqueado con cloro)
– Malas hierbas. Pueden tener semillas que más adelante germinen i compitan con nuestras plantas por el agua y los nutrientes.

Tampoco recomendamos añadir estiércol o cenizas al compost, puesto que muchas veces no sabemos si los animales han consumido productos nocivos (antibióticos) o si la madera que se ha quemado en la chimenea no estaba tratada con productos como barniz.

Cuáles son los cuidados que hay que dar al compost?

Hay una serie de condiciones que debemos mantener para asegurarnos de que el proceso de compostaje se desarrolla correctamente. Tener esto en cuenta es la diferencia entre compostar una pila de materia orgánica en tan solo tres meses y convertirla en abono casero, o perder mucho tiempo intentando obtener compost de calidad sin lograrlo.

Relación Carbono/Nitrógeno. El nitrógeno es el componente estructural de la fauna encargada del compostaje, puesto que forma parte de las proteínas y el material genético. El carbono, en cambio, vendría a ser la comida para el proceso de obtención de compost. Un desequilibrio en el aporte de estos elementos ralentizará el compostaje, por eso es importante combinar restos de comida (nitrógeno) con restos vegetales (carbono). Podemos hacer una lista orientativa de materiales para añadir a nuestra pila:

– Alto contenido en carbono: Paja, hojas secas, turba, serrín
– Alto contenido en nitrógeno: gallinaza, posos de café, césped, restos de comida.

Acidez del medio. Un pH equilibrado en la pila de compost favorece el desarrollo de los organismos descomponedores, por eso no es conveniente añadir cítricos u restos de coníferas (pinos, abetos) al compost.

Temperatura. Al principio del proceso, la materia orgánica en descomposición provoca una gran subida de temperatura en la pila de compost (hasta 70º C). No es recomendable que además los restos estén a pleno sol, puesto que la temperatura podría subir en exceso y matar muchas de las bacterias. De la misma manera, el frío ralentiza el proceso, así que cuanto más suave sea la temperatura, mejor se procesarán los restos.

Humedad. Los organismos trabajan mejor en unas condiciones de humedad alta. El compost no puede secarse demasiado,  por tanto es necesario regar los restos en las épocas más calurosas y secas del año. El exceso de humedad, por otro lado, tampoco es nada bueno, hay que mantener un equilibrio y que la humedad se mantenga siempre a un nivel similar.

Aireación. El proceso se acelera a mayor cantidad de oxígeno, por ello hay que ventilar mucho  la pila de compost. Si se seca por la circulación de aire basta con añadir un poco de agua. La falta de oxígeno en una pila de compost provoca putrefacción, acidificación y proliferación de bacterias nocivas. Cuanto más aireado esté el material, mejor.

Para dar un pequeño empujón a todos estos procesos, nosotros recomendamos añadir enzimas y microorganismos a los restos que se van a compostar. Algunos de los productos que podemos usar son Powerzyme de Hesi, que acelera la descomposición de la celulosa y lignina de las raíces y hojas. Otro producto recomendable para añadir al principio del compostaje es el Pre-Mix de Biobizz, su contenido en microorganismos y oligoelementos acelera el compostaje.

abono casero marihuana

Cómo hacer un compostador casero?

Lo más fácil es comprar un compostador doméstico (normalmente de plástico), con volumen suficiente para poner todos los restos del cultivo. Por ejemplo, si usamos tres sacos de 50 Litros por cultivo, entonces necesitamos una cajonera donde quepan al menos 200 litros de material (el sustrato más restos de poda y un poco de  humus de lombriz).

Si sois de esos manitas a los que les gusta hacer de McGyver, también existen numerosas páginas en internet donde explican cómo hacer un compostador casero con unos pocos palets.

Una vez hemos puesto el material a compostar, regaremos con un poco de agua y enzimas y dejaremos que empiece el proceso. Al cabo unos días podemos revisar la humedad del montón y añadir agua si fuera necesario. Al cabo de un mes es conveniente empezar a remover el material semanalmente para que se airee.

Si todo va bien en seis meses ya tendremos el sustrato totalmente compostado para usarlo de nuevo en nuestro cultivo. Si no se quiere usar solamente el compost para cultivar, y solo se añade un poco en la superficie de la maceta, en tan solo tres meses ya se puede sacar de la pila de compost. Será un fertilizante natural para la marihuana. Un buen compost, maduro y estable tiene las siguientes propiedades:

Humedad alta, similar a la de un saco de sustrato profesional.
Olor fresco, a bosque o humus.
Uniformidad. El compost casero se puede tamizar antes de usarlo, para homogeneizar el tamaño de las partículas.

Por último, recordamos que el compostaje no es una ciencia exacta y que existen muchas maneras de hacerlo. Por eso os invitamos a compartir vuestras experiencias con nosotros y dejar comentarios en el post aportando nuevas ideas. Muchas gracias de parte del equipo de Cactus Martorell.

 imagen: yellowknife

¿Qué significa NPK en nuestros abonos de marihuana?

La fertilización es una de las operaciones más importantes en el cultivo interior. Al tratarse de cultivos en macetas, los nutrientes tienen que ser suministrados casi íntegramente por parte del cultivador. En este post vamos a explicaros las diferencias entre nutrientes, cómo saber si un abono para marihuana es más o menos concentrado, y que significan los valores NPK del abono.

¿Qué significan las siglas NPK?

Estas siglas son las iniciales de los tres macronutrientes o elementos más importantes en la alimentación mineral de las plantas: Nitrógeno, Fósforo y Potasio. Las plantas absorben del suelo muchas más elementos, pero estos son los que necesitan en mayor cantidad. Hagamos un pequeño repaso de la función de cada uno de ellos en las plantas:

npk marihuana

Nitrógeno. El nitrógeno es un componente considerado estructural. Al formar parte de las proteínas, que forman las estructuras de los tejidos y las células, es muy abundante en las plantas. El nitrógeno se puede suministrar en forma orgánica o mineral (nitratos, amonio).

Fósforo. El fósforo es el responsable de los procesos energéticos de la planta, al formar parte de la molécula llamada ATP, implicada en todos los procesos fisiológicos. El fósforo se suministra en forma de fosfatos y fosfitos, nunca en forma pura. También es un componente estructural muy importante, por estar presente en los nucleótidos (las piezas que componen el ADN). Su valor se expresa en forma de óxido de fósforo P2O5 , no como fósforo puro P.

Potasio. El potasio, a pesar de no ser un elemento estructural, está implicado en muchos de los procesos de transporte de nutrientes y agua de la planta, en la mayoría de los tejidos. En determinadas situaciones puede ser sustituido por el sodio, sin embargo son necesarias grandes cantidades de potasio para que una planta complete su ciclo de vida. Su valor se expresa en forma de óxido de potasio K2O , no como potasio puro K.

Estas son las funciones de los macronutrientes, pero ¿qué significan los números que pone en la botella de abono? Las siglas NPK, nos indican el porcentaje de cada uno de estos elementos sobre el peso total del nutriente.

La cantidad de cada uno de los tres macronutrientes es la suma de las distintas formas químicas en que se encuentran, ya que los macroelementos nunca se añaden en forma pura, sino como componentes de algunas sales minerales.

Caso práctico. 

Fijémonos en la concentración de nutrientes del  siguiente producto: potenciador de floración Biobloombastic de ATAMI. En la etiqueta del producto podemos leer lo siguiente:

abonos npkNPK 0-9-12 (W/V).  Esto significa que el producto no tiene nitrógeno, tiene un 9 % de fósforo y un 12 % de potasio, el porcentaje se refiere al peso de cada uno de los macroelementos respecto al volumen total de líquido.

Si miramos más atentamente la etiqueta, leemos a continuación “content/composición” donde hay una lista detallada de los componentes:

Nitrógeno (N total) 0,32%. Al ser menor del 1 % en las siglas NPK se le atribuye valor 0. La cantidad total corresponde a la suma de amonio y nitrato.

0,07 % NH4 + 0,25 % NO3 = 0,32 % N total. Al redondear el valor de NPK en la etiqueta del producto se muestra cómo inexistente.

Fósforo (P2O5) 8,51%. El porcentaje se expresa como óxido de fósforo, no puro. El porcentaje de fósforo en estado puro sería del  3,72% P. Al redondear el valor de NPK en la etiqueta se otorga un valor de 9 (más cercano que a 8 por decimales).

Potasio (K2O) 11,66%. El porcentaje se expresa como óxido de potasio, no puro. El porcentaje que corresponde al elemento mineral en estado puro sería del 9,68% K. Al redondear el valor de NPK en la etiqueta se otorga un valor de 12 (más cercano que a 11 por decimales).

En la etiqueta se enumeran el resto de nutrientes: calcio, magnesio, hierro, manganeso, zinc y boro. Pero estos nutrientes son secundarios y no tienen que ver con el valor NPK de la etiqueta.

Concentración de sales y EC

Es lógico pensar que a mayor valor de NPK, más concentrado será el nutriente, y por tanto más subirá el valor de electroconductividad de nuestra agua de riego. La EC indica la cantidad de sales disueltas en el agua, y puesto que los valores de NPK corresponden a sales de nitrógeno, fósforo y potasio, un valor más alto de N,P y K implica mayor subida de EC en el agua.

Normalmente los valores NPK son más elevados en abonos minerales que en abonos orgánicos, y siempre es más fácil cometer un error y sobrefertilizar la planta de cannabis. Para evitar esto, en todos los cultivos debemos medir la EC con un medidor electrónico. Si no disponemos de él, lo mejor es añadir el abono a la mitad de dosis recomendada por el fabricante y observar la respuesta de la planta en los siguientes días.

Con este último consejo nos despedimos hasta el próximo post, y como siempre, os invitamos a dejar vuestras preguntas y comentarios. Desde Cactus Martorell responderemos con la mayor brevedad posible. Hasta entonces saludos, y muy buenos humos.

Qué son y cómo funcionan los ácidos húmicos

Los ácidos húmicos son un elemento muy beneficioso en los cultivos de marihuana, tanto en interior como en exterior. En este post, vamos a repasar qué son los ácidos húmicos y sus propiedades y qué productos podemos usar para mejorar el aporte de los mismos en nuestro cultivo.

Los ácidos húmicos son moléculas orgánicas complejas (de gran tamaño comparadas con otras moléculas), que se forman por la descomposición de la materia orgánica. Normalmente, se obtienen del mineral conocido como leonardita y son el principal componente de la materia orgánica vegetal en avanzado estado de descomposición.

acidos humicos_leonardita

La leonardita es un mineral que proviene del carbón conocido como lignito y que debe su nombre al eminente geólogo norteamericano A.G. Leonard. En las vetas de carbón que están cerca de la superficie, se produce la oxidación del lignito, formándose de esta manera la leonardita.

Otra fuente de la que se extraen ácidos húmicos es el famoso humus de lombriz. Cuando estas lombrices se alimentan de un sustrato en proceso de compostaje generan humus. Tras un proceso de extracción y posterior filtrado, se obtiene el preciado ácido húmico, que se puede aplicar a las plantas para conseguir un crecimiento vigoroso. ¿Qué ventajas tiene aportar ácidos húmicos a mis plantas?

estructura_acido humico

Los ácidos húmicos presentan un color oscuro y tienen una estructura química muy compleja, actuando sobre las propiedades físicas y químicas de los sustratos de cultivo. Al añadirlo a nuestra solución nutritiva, estaremos mejorando muchas de las cualidades del sustrato:

  • En los terrenos arenosos, aumentan la capacidad de retención de agua y nutrientes. Estos suelos suelen tener grandes pérdidas por escorrentía, por lo que añadir humus mejorará sustancialmente las cosechas.

  • En suelos arcillosos, permite la disgregación de las partículas de arcilla, mejorando en gran medida la aireación del suelo. Cuanto más oxígeno hay disponible en las raíces, más rápido es el crecimiento de la marihuana.

  • Tienen una gran capacidad de retención de agua, de varias veces su volumen real, por lo que aumentan la permeabilidad del sustrato.

  • Gran capacidad de retención de nutrientes. Debido a su estructura física, son capaces de liberar muchos de los elementos bloqueados en el suelo.

  • Actúan como quelato natural de elementos esenciales para el crecimiento de las plantas: hierro, manganeso, cobre y zinc. Esto elementos, si se encuentran quelatados, se vuelven más disponibles para las plantas en cualquier rango de pH del suelo.

  • Ejercen de tampón en el suelo: amortiguan los cambios bruscos de pH en el medio de crecimiento de las raíces.

Un caso especialmente interesante es el de los cultivos hidropónicos, en los que la mezcla de agua y nutrientes debe estar dentro de unos parámetros de pH y EC concretos. La adición de húmicos a la solución nutritiva permite estabilizar el pH y amortiguar los excesos de EC producidos por las acumulaciones de sales. Añadirlo al agua de riego es un seguro de vida para los cultivadores hidropónicos.

aporte acidos humicos

En cultivos en tierra, es igualmente ventajoso aportar ácidos húmicos y fólvicos. Existen estudios que demuestran cómo incrementan la permeabilidad de las membranas celulares, mejorando la absorción de agua y nutrientes. La estructura química de los ácidos húmicos es extremadamente compleja. Esto le confiere propiedades físicas muy interesantes, como una excelente retención de agua y nutrientes.

Tienen un efecto positivo sobre los microorganismos del suelo conocidos como actinomicetos. Estos hongos son los responsables de degradar algunas moléculas como la lignina y la celulosa de las raíces muertas, transformándose en nutrientes disponibles para la planta.

¿Qué productos puedo usar para aportar ácidos húmicos a mis plantas?

En nuestra tienda disponemos de numerosos productos a base de ácidos húmicos, como los fertilizantes foliares y los orgánicos. Quizás uno de los más conocidos sea el Diamond Nectar de General Hydroponics. Es un aditivo que se utiliza en combinación con gamas completas de abono. Produce plantas más vigorosas y saludables, a la vez que intensifica el sabor y aroma de las cosechas.

Otro producto muy conocido es el Black Storm, que tiene como principal componente distintas huminas y ácidos húmicos. Se ha demostrado que su aporte a la solución nutritiva mejora el crecimiento de las raíces por su efecto beneficioso en la división celular.

Una manera diferente de aportar ácidos húmicos a nuestras plantas de marihuana es añadir humus de lombriz al sustrato. El Mega worm de Plagron es un producto de alta calidad que debe ser añadido a nuestro sustrato de cultivo en una proporción de entre el 10 y el 20 % en volumen.

Con estos últimos consejos nos despedimos hasta el próximo post. Cómo siempre, os invitamos a dejar vuestras preguntas y comentarios. Muchas gracias a todos de parte del equipo de Cactus Martorell.

Como usar tus hormonas de enraizamiento

En este post vamos a explicaros cómo usar las hormonas de enraizamiento, elemento indispensable para aquellos de vosotros que hayáis decidido conservar alguna planta madre y la querais clonar.

La opción de cultivar a partir de esquejes tiene la ventaja de saber el comportamiento que van a tener las plantas de antemano, ya que todas son copias idénticas de la planta de marihuana madre. Pero para poder hacer los clones de una planta madre de marihuana hace falta conseguir esquejes con un buen cepellón de raíces antes de ponerse en la sala de crecimiento, sino el resultado no será satisfactorio.

Para poder desarrollar las raíces el esqueje necesita una serie de condiciones ambientales, que si se cumplen provocan la formación de raíces a partir de tejidos tiernos o de nudos. El uso de hormonas de enraizamiento permite acelerar el proceso de creación de nuevas raíces en tiempo récord.

Formatos de hormonas de enraizamiento

  • Gel: El típico producto que se presenta en este formato es el archiconocido Clonex por problemas con los registros legales, en este momento no es posible comercializarlo en muchos paises de europa. Es una especie de gel pegajoso que se pone en contacto con el tallo, se utiliza justo después de hidratar los esquejes y antes de ponerlos en el sustrato definitivo. Hay diferentes productos como Bac Bioclone o Trabe Natural Clone.
  • Polvo: Este tipo de productos no suelen usarse porque son poco cómodos de usar y pueden llegar a impedir la formación de raíces si se aplica cantidad de más. Si decidís usarlo solo debéis aplicar  1 cm. alrededor de la base del tallo y sacudir el exceso.
  • Líquido: Este producto se usa sumergiendo la base del esqueje en el recipiente y lavándose luego con agua antes de pasarlo al jiffy, taco de lana de roca o maceta. Implica dos operaciones por esqueje por lo que suele desestimarse si hay que hacer muchos.

Desde Cactus Martorell recomendamos usar las hormonas de enraizamiento en gel por facilidad de uso y resultados. Vamos a ver con más detalle que contiene este producto:

  • Hormonas de enraizamiento (principalmente AIB): Provocan la expansión y división celular, favoreciendo la formación de nuevas raíces.
  • Vitaminas: Aceleran los procesos celulares, por lo que se crean raíces más rápidamente.
  • Organismos beneficiosos: Actúan como barrera natural ante las posibles plagas que puedan aparecer. Productos como Mykos Xtreme Gardening o Great White aplicaran microorganismos beneficiosos a tus sustratos.

Cómo usar tus hormonas de enraizamiento paso a paso

Agitar bien el bote de hormonas de enrazamiento: debemos asegurarnos de que se mezclen bien todos los componentes.

Verter el producto: Para usar el gel lo mejor es verter una pequeña cantidad en un recipiente bajo, como por ejemplo un vaso de plástico recortado hasta unos 2-3 cms. por encima de la base.

Tapar el bote: Una vez vertida la cantidad, podemos tapar el bote para evitar que el resto del producto se oxide.

Mojar los esquejes: Los esquejes se mojan durante unos segundos en el gel y después si quita el gel sobrante pasándolo por el borde del recipiente. Hay que mojar bien la base del tallo en el gel para que este penetre hasta los vasos conductores.

A continuación podemos pasarlos al sustrato definitivo: jiffy turba, jiffy coco, lana de roca o tierra. El gel sobrante no debe reutilizarse ya que hemos mojado las plantas en él y puede tener patógenos. Si has seguido estos consejos sobre cómo usar las hormonas de enraizamiento, en unos 15 días empezarán a salir las primeras raíces, paso previo a poner los clones en fase de crecimiento. Si quieres más información de como cuidar una planta madre para que te proporcione muchos esquejes, visita nuestro post de consejos para podar tu planta de marihuana.

Consulta nuestra oferta en hormonas de enraizamiento para esquejes de marihuana
oferta-hormona-enraizamiento