Cómo y dónde conservar tus cogollos de marihuana

La conservación de la marihuana es una de las claves para tener un producto de concurso. Aquellos que tienen suficiente paciencia como para curar su hierba, consiguen un producto mucho mejor a la media de cultivadores. Después de invertir tiempo y dinero en cultivar, cortar y secar,  a veces acaban perdiéndose los verdaderos matices de olor y sabor por tener prisa en probarla. En este post os vamos a explicar cómo conservar la marihuana.

como conservar la marihuana

El curado. Cómo guardar la marihuana

El hecho de que una determinada marihuana mejore durante su proceso de conservación, se debe a una serie de reacciones químicas entre los cogollos y el oxígeno del aire. Muchas veces hemos observado cómo una determinada hierba se volvía marrón paulatinamente, a medida que estaba almacenada. Esto se debe a que la clorofila, que confiere el color verde la hierba, se oxida y pierde intensidad.

Además del aspecto, también sabemos que el efecto de la marihuana cambia después de conservarla. Los cannabinoides, que todavía se encuentran en forma ácida en los cogollos, se oxidan en presencia de aire y se tornan psicoactivos, logrando un efecto fuerte. Este es el caso de los principales cannabinoides  de la marihuana:

THCA ⇒ THC delta-9-tetrahidrocannabinol

CBDA ⇒ CBD Cannabidiol

Conforme el proceso de curado avanza, se van produciendo otra serie de reacciones químicas, que también modifican la psicoactividad de la marihuana. El THC, que ya no se encuentra en forma ácida, se transforma en CBN. Este es un cannabinoide que aparece en muestras de marihuana que ha sido almacenada durante largos periodos de tiempo, sobre todo si no se ha guardado en un recipiente hermético.

donde guardar la marihuana

A nivel profesional, se puede almacenar marihuana en atmósferas de nitrógeno o dióxido de carbono, que impiden la propagación de cualquier hongo que pueda haber en el material vegetal. Sin embargo, a nivel usuario nos podemos conformar con secar correctamente la marihuana hasta un punto de humedad en el que no tengamos problemas con los hongos.

Recordemos que para secar la hierba es necesario disminuir su grado de humedad hasta un nivel cercano al 30%, de forma paulatina. Nunca debemos intentar secar la marihuana por efecto del calor, sino por ventilación y disminución de la humedad relativa de la sala de secado. Para aquellos que queráis repasar el tema, os proponemos leer el post sobre cómo secar las plantas de marihuana.

Dónde guardar la marihuana

Una vez que hemos conseguido el punto de humedad deseado, podemos almacenar la hierba en recipientes herméticos como botes de cristal o Tight-VAC. De esta manera conseguimos que la humedad de todo el material se iguale, a la vez que evitamos el intercambio de aire con el ambiente exterior. Es recomendable abrir el recipiente unos cinco minutos al día (si las condiciones ambientales son propicias), para acelerar el proceso de oxidación de la clorofila. Una vez transcurridos quince días, desde que hemos puesto el material a curar, ya no será necesario abrir los botes, a no ser que queramos hacer una cata 😉

También es muy importante evitar el contacto con la luz del sol, que provoca reacciones químicas en los cannabinoides. Esta es la razón por la que gran parte del hachís que proviene de Marruecos, donde secan la hierba al sol, no conserva toda la psicoactividad del material vegetal de partida. Recordemos que también los terpenos, compuestos responsables de aroma y sabor, se volatilizan rápidamente en condiciones de calor.

¿Cuánto tiempo podemos guardar la marihuana?

como guardar la marihuanaAntes de almacenar nuestra cosecha, debemos ser cuidadosos y eliminar cualquier cogollo tocado por botrytis. El hongo podría llegar a extenderse y dar al traste con todo el contenido del recipiente. En próximos posts ya explicaremos cómo procesar los restos atacados por hongos, de momento…no os los fuméis! Para examinar la cosecha podemos extender la marihuana en una work table y recoger la resina sobrante para elaborar hachís.

La marihuana se puede conservar en botes durante por lo menos seis meses, a partir de ese punto ya no es probable que mejore sus propiedades…como hemos dicho antes, parte del THC empezará a degradarse en CBN, un cannabinoide que causa un efecto más pesado al consumir la hierba. Los sabores y olores se verán potenciados en parte gracias a la descomposición de la clorofila, que tan solo da un toque a vegetación a la marihuana.

Algunas personas que deciden almacenar su cosecha con el Boveda 62. Este producto mantiene constante la humedad relativa dentro de los recipientes, a un nivel del 62%, asegurando la conservación de los terpenos al máximo nivel.

Esperamos haberos dado unos buenos consejos, y cómo siempre, os invitamos a dejar vuestros comentarios en el post y compartir experiencias con el equipo de Cactus Martorell.

Saludos y buenos humos!

Imagen: sipse.com

Imagen: ilovegrowingmarihuana.com

Cuándo y cómo cortar la marihuana

Después de varias semanas de cultivo, en las que hemos trasplantado, regado, podado, abonado, tratado contra plagas y un largo etcétera de operaciones…es el momento de cortar nuestras plantas.

cortar_marihuana

Cómo cortar la marihuana

La manera en que realizamos esta tarea es muy importante, ya que podemos dar al traste con todas las horas de trabajo invertidas si no cortamos de forma correcta. Debemos proveernos del material apropiado, como tijeras bud clean para el recorte de las hojas y unas buenas tijeras de poda para el corte de troncos y ramas.

Cuándo cortar la marihuana

Por supuesto, lo más importante es asegurarse de que la planta está lista para cortar. Muchas veces, sobre todo cuando cultivamos plantas de gran tamaño, no todos los cogollos están igual de maduros. Los cogollos situados en la parte superior maduran más rápido, ya que reciben más luz, tanto en los cultivos de exterior como en los de interior.

Necesitaremos usar un microscopio led de unos 60 a 100 aumentos para poder ver el grado de maduración de cada cogollo hembra. En la actualidad existen diferentes sistemas mecanicos para el corte de la marihuana Trimbox es una buena opción para un corte rápido y discreto.

Conservación de terpenos

cortar planta cannabis

En este post nos gustaría hacer especial hincapié en la conservación de los terpenos a la hora de cortar nuestras plantas de marihuana, por ejemplo, con una tijera leaf trimLos terpenos son unos compuestos volátiles presentes en el cannabis que le confieren sus propiedades organolépticas (sabor y aroma). Al tratarse de moléculas de naturaleza volátil, su concentración en la planta depende de la temperatura ambiente. Cuanto más calor o viento haya en las horas previas al corte, menor será la cantidad de terpenos presentes en los cogollos.

El mejor momento en cuanto a concentración de terpenos se refiere es a primera hora de la mañana, cuando los rayos del sol o las luces del interior no han incidido sobre los cogollos y la temperatura es más fresca. Si cortamos las plantas en este momento lograremos el mejor aroma posible en nuestras plantas. Los terpenos también influyen en el colocón del cannabis, pero este tema ya lo trataremos en otro post dedicado exclusivamente a estos compuestos.

Nuestro consejo es que dejéis un día entero la plantas de marihuana a oscuras antes de cortarlas. Algunos cultivadores aseguran que dejando las plantas a oscuras la producción de resina se incrementa. Puedes usar diferentes sistemas de extracción como bolsas Ice’o’lator. Personalmente, no hemos podido comprobar que esto sea cierto en todas las variedades de cannabis, sin embargo sí hemos podido comprobar que el olor de la hierba mejora considerablemente.

Contenido en humedad

Cuantos más días hayan pasado desde el último riego, más fácil será secar nuestra planta. A nosotros nos gusta dejar de regar unos tres o cuatro días antes del corte. Si es un cultivo de exterior en macetas podemos dejarlas en un sitio resguardado para que la posible lluvia de octubre no lave las glándulas de resina.

Normalmente, la hierba de exterior tiene menos THC que la de interior. Esto es porque las lluvias de verano y, sobre todo las de principio de otoño, arrastran parte de los tricomas que contienen los principios psicoactivos del cannabis. Cuanto más resguardadas de la lluvia se encuentren las plantas antes de cortar, mucho mejor.

Procesado de las hojas

Cogollo Bien ManicuradoLas hojas más grandes de la planta de cannabis no contienen apenas resina, por lo que no vale la pena guardarlas para hacer extracciones. Las hojas más pequeñas, que están junto a los cogollos, sí tienen una buena cantidad de resina, por lo que es necesario separarlas del cogollo y guardarlas.

El problema es que cuando cortamos la planta y queremos quitar las hojas en verde, la savia sale de los tallos y se impregna en las flores. Esto puede dar a nuestra hierba un olor parecido al que olemos al cortar césped. Lo recomendable es dejar secar un poco la planta, antes de empezar la manicura final, en la que eliminaremos las hojas más pequeñas de las que sí se puede extraer resina.

Una vez que la hierba está más o menos seca, la savia ya no sale de los tallos, y por lo tanto no impregna nuestros cogollos de ese olor a clorofila, a verde o a planta que tanto nos desagrada en la hierba. También podemos consultar el post con consejos para el secado de marihuana para mejorar este proceso.

A modo de resumen, podemos hacer una lista de tareas antes de cortar nuestras plantas de marihuana:

– Dejar de regar unos tres o cuatro días antes del corte, para minimizar el contenido en humedad.

– En cultivos de exterior en macetas, resguardar las plantas si hay previsión de lluvias en los siguientes días.

– Apagar las luces del interior 24 horas antes del corte, para favorecer la conservación de los terpenos.

– Separar las hojas más grandes, que no contienen apenas resina, y dejar secar el resto de la planta antes de hacer la manicura final.

Con este resumen, nos despedimos hasta el próximo post. Cómo siempre, os invitamos a dejar vuestras preguntas y comentar vuestras experiencias en este blog. Un experto de Cactus Martorell os responderá lo más rápido posible. Un saludo y muy buenos humos a todos.

Cómo controlar la maduración de los tricomas en la marihuana

Existen muchas leyendas en torno a la marihuana, todos sabemos y todos hablamos, todavía más si se trata de cuando cortar la marihuana. Seguro que habéis escuchado aquello de “mi planta ya tiene dos tercios de los pelos marrones, voy a cortarla mañana”…pues bien, nada más lejos de la realidad…en este post vamos a hablar de los tricomas, el verdadero indicador del punto de madurez de una planta de marihuana. Puedes dotarte de un miscroscopio portátil de 60-100 aumentos, o bien, un miscropio digital.

Tricoma de marihuana

¿Qué es un tricoma?

Los tricomas son unas glándulas que crecen en la epidermis de las plantas, no solo en la marihuana, sino en muchas otras plantas (ortiga, alfalfa, malva). Estas glándulas pueden contener sustancias como terpenos, cannabinoides u otros compuestos de carácter venenoso. En el cannabis los tricomas son los responsables de los efectos psicoactivos de la planta, pues la producción de cannabinoides (THC, CBD, CBN,…) se concentra en estas glándulas. Como son muy pequeños, necesitarás una lupa para ver tricomas marihuana.

partes tricoma marihuana
Waxy Surface Layer. Capa cerosa superficial.
Rosette of Gland cells. Células glandulares dispuestas en abanico.
Secretory reservoir. Almacén de secreciones.

Los tricomas crecen de forma espectacular durante la etapa de maduración de la planta, y es en este momento cuando hay que vigilar su desarrollo para obtener una marihuana de la mejor calidad posible. El adelanto o retraso en el momento de la cosecha afectará a la calidad de la marihuana. Un fertilizante especializado para la floración del cannabis como Delta 9 o Green Sensation te ayudaran a obtener más cantidad de tricomas.

¿Para qué sirven los tricomas?

No hay un consenso absoluto en esta cuestión, la opinión más extendida es que actúan como defensa ante posibles amenazas externas:

  • Protección contra insectos: Muchos insectos encuentran los tricomas pegajosos y desagradables, otros incluso quedan atrapados en ellos.
  • Animales: El tetrahidrocannabinol y otros cannabinoides que se sintetizan en el tricoma tienen efectos psicoactivos, que algunos animales encuentran desagradables. Esto hace que la marihuana sea una planta poco apetecible para algunos herbívoros.
  • Desecación: Ayudan a aislar tanto las flores cómo las semillas de los bajos niveles de humedad relativa durante el verano.
  • Luz ultravioleta: Este tipo de radiación solar, sobre todo los rayos UV-B pueden ser dañinos para los seres vivos. El THC segregado por los los tricomas tiene una gran capacidad para absorber esta radiación, y de hecho se genera más resina cuando la planta recibe este tipo de luz.

¿Cúal es el punto de maduración de los tricomas?

Cuando la planta se acerca al final de su vida, nos muestra una serie de cambios. A grandes rasgos los pistilos (pelos en las flores) empiezan a cambiar de color, pero tenemos que ir un poco más allá. Existen en el mercado ciertos fertilizantes como Final Flush (Grotek) o Ripen (Ghe) que suelen ayudar a acelerar el proceso de maduración de los tricomas.

A nivel de glándulas o tricomas, la forma química de cannabinoides cambia. Si bien al principio de la floración no hay muchos tricomas, conforme esta avanza tanto las flores como las hojas pequeñas se llenan de este tipo de estructura. Al principio están llenos de THC en su forma ácida y no psicoactiva (THCA). Poco a poco alcanzan la madurez y pasan a la forma activa conocida como THC. Cuando sobre maduran se forma poco a poco CBN, un cannabinoide con otro tipo de efecto, más depresivo.

punto maduración tricoma

En estas fotos podéis ver la evolución de un tricoma paso a paso, las dos primeras corresponden a un tricoma inmaduro. Las dos de enmedio en fase de maduración (ya no es transparente, sino lechoso) y las dos últimas a un tricoma en estado de madurez avanzado.

Entonces, la clave es cosechar la planta cuando los tricomas contienen el máximo THC posible. Cómo habréis escuchado alguna vez, si se corta antes de este punto la hierba tiende a ser más psicoactiva, si se corta más tarde proporciona un efecto más narcótico y relajante. Esta es la evolución de los tricomas paso a paso:

  • Desarrollo. La cabeza de los tricomas marihuana es de color transparente, todavía no han acumulado THC en su interior puesto que los cannabinoides están en formas ácidas, poco psicoactivas.
  • Madurez. El tricoma deja de ser transparente para adquirir un blanquecino o lechoso. Aquí es donde la concentración de THC alcanza el máximo posible.
  • Sobremadurez. Se ha vuelto de color marrón y totalmente opaco (no transparente), ha empezado la degradación del THC en otras formas menos psicoactivas (CBN principalmente).
tricoma de marihuana listo cosecha
En la fotografía podemos ver tricomas casi a punto de cosechar (aún hay algunos transparentes, otros ya se empiezan a ver de color marrón). Este cogollo estará listo para cosechar en dos o tres días como máximo.

Con estos últimos consejos nos despedimos hasta el siguiente post. Cómo siempre, os invitamos a que dejéis vuestras preguntas y comentarios sobre el cultivo de marihuana interior, una persona del equipo de Cactus Martorell os responderá lo más rápido posible.

Consulta nuestra oferta en microscopios y lupas para el control de tricomas

oferta-microscopios-tricomas

imagen: cannabisculture.com – imagen: cannabisdigest.ca

Consejos para podar tu planta de marihuana

En este post vamos a explicar cómo podar marihuana, en cultivo interior y en exterior. Las plantas destinadas a floración se podan distinto de las plantas madre destinadas a sacar esquejes, y la poda depende también de donde cultivamos.

podar marihuana

Como podar una planta madre de cannabis

Cuando se poda una planta madre el objetivo es conseguir el máximo número de clones y que la planta continúe dándolos durante algunos meses. Nos interesa eliminar las puntas más altas y no tocar las ramas bajas, para que se desarrollen en las semanas siguientes y empiezan a dar clones.

Recortamos el exceso por encima de la altura a que queramos tener las plantas. Esto depende de la altura del foco, básicamente. Si la planta ya está muy ramificada cortaremos las ramas de dentro para que no se formen bolsas de humedad. El aire tiene que circular a través de la planta, sino favorecemos la aparición de oidio, si este es tu caso, no dudes en usar oidioprot para eliminar el oidio de tus plantas.

Para no saturar la planta madre con demasiadas podas, lo mejor es quitar los esquejes cada dos o tres semanas. Después de cada poda podemos añadir un suplemento de vitaminas tanto en el riego cómo pulverizado sobre las hojas. A los cultivadores avanzados les gusta utilizar productos como el Hesi Supervit o Vitamax plus de Grotek. Estos productos ayudan a superar el estrés causado por las heridas provocadas tras cortar esquejes. Si tienes problemas con los esquejes, visita nuestro post de como hacer esquejes de marihuana.

Plantas en interior. Poda de formación.

Esta poda se realiza en la fase de crecimiento. Si queremos que la planta tenga varias puntas cortaremos la punta de crecimiento (poda apical) justo antes del último nudo. Quitando este último brote provocamos que aparezcan dos brotes principales, los que estaban situados justo por debajo del que hemos cortado. Si volvemos a cortar las puntas de estos dos brotes entonces crecen cuatro puntas principales, y así sucesivamente.

Una variación de la poda apical de formación es la poda FIM. En realidad es similar a la poda normal, se hace casi lo mismo solamente que se deja una parte del último brote. Se poda solo parte del brote principal más nuevo, el cual es muy difícil de ver. Puede servir de ayuda el uso de algún tipo de microscopio.

El efecto de esta poda es obtener 4 nuevos tallos principales juntos, en realidad son 2 tallos debajo del corte (como en la poda normal), y dos nuevos brotes justo por donde hemos cortado las hojas de la parte superior.

No todas las variedades de marihuana responden de igual forma a la poda apical. Las variedades más índicas y las variedades kush no responden bien a la poda apical, ya que tienen tendencia a formar un solo cogollo central, y les cuesta más sacar ramas laterales. En las variedades kush se suelen doblar los tallos de la punta (sin romperlos) durante la segunda o tercera semana de crecimiento, para favorecer el crecimiento de las ramas secundarias. A esta técnica se la denomina supercropping.

Las variedades híbridas, que son la mayoría de las semillas a la venta, responden bien a la poda de formación. Dependiendo del tamaño de la maceta en la que se cultiva y el número de plantas por metro cuadrado se busca un número de puntas por planta. Como regla general, está bien tener unas 100 puntas o cogollos principales por foco. Si tenemos 25 plantas en cada foco, entonces interesa formar las plantas con cuatro puntas cada una.

Las variedades sativas tienen tendencia a ramificar bastante, así que muchas veces no es necesario hacer una poda apical para luego obtener varios cogollos por planta. Bastará con realizar alguna poda en las primeros días a doce horas de luz diarias. No olvides dotarte de unas buenas tijeras de poda para realizar estas tareas en tu cultivo.

Plantas en interior. Poda de floración.

Como su nombre indica esta poda tiene lugar para favorecer la floración de la planta. No debe realizarse más tarde de la segunda semana de floración, o si se trata de una variedad sativa de la tercera semana de floración.

El cultivo en macetas muchas veces no proporciona todo el agua y alimento que la planta de marihuana necesita, así que necesitamos controlar el tamaño de la planta o los cogollos saldrán muy pequeños. Por norma general a menor número de cogollos, mayor tamaño de estos. Si dejásemos todas las ramas en planta, entonces las flores no llegarían a engordar bien y madurar al mismo tiempo, sino que habría que cosechar de manera paulatina, alargando de esta forma el ciclo de cultivo. Si tus macetas son muy pequeñas deberas usas un buen fertilizante para proporcionar el alimento.

El cultivo bajo luces artificiales proporciona una cantidad de lúmenes  limitada, pues la luz de una bombilla no tiene tanta capacidad de penetración como la del sol. El objetivo entonces será podar la planta de marihuana para que los cogollos estén comprendidos en un intervalo de unos 50 cm de altura (la distancia hasta la que llegan suficientes lúmenes). De esta manera se consiguen cogollos uniformes entre sí, que luego serán más fáciles de manicurar y secar.

Podamos todas las ramas inferiores que reciban poca luz o que estén a más de medio metro por debajo de la punta de las plantas. Si existen muchas ramas en la parte interior de la planta, y vemos que hacen sombra a los cogollos, cortaremos algunos brotes para que todos los cogollos reciban luz. El criterio será cortar las ramas más finas, ya que normalmente cuanto más grueso el tallo, mayor el cogollo. No olvides de usar un buen estimulador de floración como Flower Boost de Biogreen para aumentar el tamaño de tus cogollos.

Consejos de poda en plantas de cannabis en exterior

Para podar marihuana en cultivo exterior, podemos aplicar la misma técnica que para las plantas de interior, pero con algunos matices. Las plantas de exterior reciben más cantidad de luz que en un interior, provocando dos cosas:

  • Los cogollos pueden ser más largos y pesados que en interior. Las cogollos de las puntas pueden llegar a medir hasta un metro.
  • Las plantas ramifican más, y la cantidad de masa vegetal a podar puede ser mucha.

Alg a Mic de Bio BIzzHay que fijarse en las ramas que reciben menos luz. Es muy importante cortar las ramas que están por dentro y que quedan a la sombra. Lo mismo pasa con las ramificaciones más pequeñas que quedan debajo y la sombra. La tiene que dejar pasar un poco la vista a través de ella, entonces hemos podado bien.

Después de podar una planta de marihuana en exterior se aplica algún tipo de estimulador para superar el posible estrés que sufre la planta. Recomendamos productos cómo Algamic de Biobizz,  un revitalizante ecológico hecho a partir de algas marinas prensadas en frío.

Con este último consejo nos despedimos y, como siempre os invitamos a dejar vuestros comentarios y sugerencias en el foro.

Como germinar semillas de marihuana

En este nuevo post abordamos el tema de la germinación de semillas de marihuana. Aunque la mayoría de cultivadores parten de esquejes para producir, plantar semillas comporta algunas ventajas, siempre que las semillas se conviertan en plantas muy similares entre sí, tanto por tamaño como por tiempo de floración. No han de comprarse semillas sin saber de buena fuente que han sido estabilizadas por sus criadores, por lo que se recomienda asesorarse bien antes de hacer cualquier compra.

semillas germinando

En muchas conversaciones con cultivadores de cannabis escuchamos frases del tipo “Yo parto de esquejes, crecer plantas de semilla cuesta demasiado tiempo”. Hay que decir que esto no es del todo cierto. Si se dispone de un armario de cultivo destinado a crecimiento, con un fotoperiodo de 18 horas de luz por 6 de oscuridad, el tiempo que perdemos en fase de crecimiento puede ser cero.

¿Cómo tener listas las semillas del siguiente cultivo cuando estamos a punto de cosechar?

Fácil, si tenemos en cuenta que una planta necesita ser adulta para florecer, y que esto suele pasar cuando el ejemplar tiene alrededor de treinta días de vida, debemos programar la germinación cuando a nuestro armario de floración le faltan unos 30 días para cosechar. Pero antes de entrar en detalles véase que es la germinación:

Dejamos las semillas entra las servilletas empapadas.

Material Para Germinacion

La germinación es el momento en que empieza la vida de nuestra planta favorita. La semilla contiene un embrión en estado latente que espera a que se den las condiciones adecuadas para “dar a luz” la plántula. En la naturaleza esto ocurre en primavera, cuando la temperatura ambiental sube y caen las primeras lluvias. Cuando queremos germinar una semilla necesitamos cumplir tres requisitos para tener éxito:

  • Agua. Cuanta más alta sea la humedad en el medio de germinación, más se reblandece la cáscara y menos trabajo le cuesta a la radícula salir al exterior. Por otro lado, hay que tener en cuenta que un exceso de humedad favorece la proliferación de patógenos, ya sean hongos de marihuana tipo fusarium o rhizoctonia y/o podredumbres de todo tipo.
  • Aire. Como todo organismo vivo, la plántula respira. Cuanto más aire hay disponible, más rápido tienen lugar los procesos vitales. Por tanto, hay que asegurarse de que el sustrato no sea demasiado denso ni esté encharcado, de manera que contenga el aire suficiente para un correcto desarrollo de la semilla que va a germinar.
  • Temperatura. La temperatura ideal para la germinación está en torno a los 24º C, por debajo de ésta, los procesos metabólicos se ralentizan. En cambio, por encima, se favorece la aparición de hongos y bacterias perniciosos.

Testos-germinando

Por lo que respecta a la alimentación de la planta en desarrollo, para los primeros estadios (aparición de la radícula y cotiledones) la plántula se alimenta de las reservas presentes en el interior de la semilla. Estas reservas en forma de almidón altamente energético se metabolizan gracias a la síntesis de giberelinas por parte del embrión. Ésta energía facilita la salida de la radícula al exterior, así como el desarrollo de los cotiledones (dos primeras hojas redondas).

Métodos de germinación.

Con cualquiera de éstos métodos se tiene el éxito garantizado, sólo hay que escoger el que guste más o resulte más cómodo:

  1. Plato y servilletas de papel. Se coloca en un plato una servilleta de papel humedecida, y sobre esta servilleta depositamos las semillas. A continuación se coloca otro plato del revés en la parte superior para mantener la humedad. Una vez que emergen las radículas, se pasan las semillas a la tierra con mucho cuidado de no dañar las raíces, enterrándolas a escasa profundidad. Para tener una temperatura óptima, es aconsejable dejar los platos sobre alguna superficie templada, como un radiador a mínima potencia.
  1. Jiffy (varios tamaños disponibles). Los tacos de turba prensada son una excelente opción para germinar. Se hidrata el jiffy con agua de calidad y se entierra la semilla de marihuana en él a escasa profundidad. Se colocan dentro de un invernadero a una humedad relativa entorno al 90 %. Una vez aparezca la plántula se puede ir reduciendo la humedad paulatinamente abriendo las rejillas del invernadero. La ventaja de este método se basa en que podemos trasplantar el jiffy directamente a la siguiente maceta sin necesidad de tocar la raíz.

Semillas germinadas a punto de ir al sustrato

Sabemos que a veces resulta un poco engorroso germinar semillas de marihuana, pero la ventaja es que no necesitamos mantener un armario con plantas madres todo el año para poder sacar esquejes. Además, las semillas más premiadas presentan mayor vigor que la mayoría de esquejes que circulan por el mercado negro y su precio es más o menos similar.

El hecho de que presenten más vigor las hace más resistentes al calor y a las distintas plagas que afectan los cultivos de cannabis, o sea que son una opción ideal para cultivar en verano.

Una cuestión importante es el tema de la luz. Si se ponen las plántulas recién germinadas bajo una luz demasiado potente, éstas se quemaran, por eso nosotros recomendamos el uso de luminarias frías durante los primeros días de vida de la planta

  • Fluorescentes. Ya sean luz día, grolux o trifósforo, cualquiera da buenos resultados debido a que no emiten prácticamente calor. Nosotros recomendamos el propagator porque proporciona una gran cantidad de luz y poco calor.
  • Bombillas CFL. Estas bombillas de bajo consumo son perfectas para los primeros días de crecimiento, generan muy poco calor, lo que permite instalarlas dentro del armario de crecimiento sin que la temperatura suba excesivamente.
  • Halogenuros metálicos. Debido a que estas bombillas emiten muchos lúmenes y a que una parte de su potencia se emite en forma de calor, no es aconsejable usar estas lámparas hasta que las plantas hayan germinado y tengan al menos un semana de vida.

Estas plantas tienen 6 dias desde su germinacion.

En cuanto a las condiciones ambientales, en los primeros días de vida de la planta, es necesario mantener la humedad en torno al 80-90 % y la temperatura alrededor de los 24º C, pues las pequeñas plantitas son como “bebes” recién nacidos que necesitan de los máximos cuidados y cariño que podamos proporcionarles.

Si todavía tienes alguna duda sobre cómo germinar semillas de marihuana, puedes pasarte por nuestra tienda en Martorell y una persona de nuestro equipo te asesorará de forma profesional. Si en cambio no sabes que variedad escoger, visita nuestra guia para escoger variedades de marihuana.

Te invitamos a dejarnos cualquier duda o comentario en este post. Nuestro equipo de técnicos te responderán con toda gratitud,

Gracias por tu tiempo en nuestra guía de cultivo!

 

Como distinguir si una planta de marihuana es hembra o macho

En el siguiente artículo vamos a explicar cómo distinguir el sexo de nuestras plantas de marihuana, es decir, como saber si es marihuana macho o marihuana hembra. Aunque muchos de vosotros ya sabréis cómo hacerlo, no está de más hacer un repaso a esta cuestión, sobre todo si somos cultivadores de semillas regulares.

Ejemplar de planta macho a media floración
Ejemplar de planta macho a media floración

En condiciones normales, el cannabis desarrolla alrededor de dos tercios de la población como pies hembras y un tercio cómo pies machos. Esta proporción fluctúa según la variedad y las condiciones ambientales (clima, temperatura, densidad de plantación…). A grandes rasgos podemos decir que cuanto más favorables son las condiciones de cultivo, más plantas de marihuana hembra se obtienen. Continua leyendo «Como distinguir si una planta de marihuana es hembra o macho»

Consejos para el secado de la marihuana

En este nuevo post queremos daros una serie de consejos para el secado de la marihuana. Después de haber pasado el cultivo preocupados por regar, abonar, podar, tratar, etc… debemos hacer un último esfuerzo y cuidarnos al máximo de esta etapa. La espera y el trabajo invertido durante semanas solo valdrán la pena si conseguimos secar bien la marihuana para empezar el proceso de curado y así poder degustar los sabrosos cogollos…

Plantas cannabis secando colgadas.

En Cactus Martorell sabemos que una marihuana bien cultivada pero mal secada se convierte en un mal producto. Tan cierto es como que una marihuana mal cultivada, pero bien secada y curada, puede llegar a ser un producto de calidad. Hacerlo no es ningún secreto, solo hay que seguir unos cuantos pasos y lograremos nuestro objetivo.

El paso previo al secado de las flores hembra de cannabis es la manicura. Este proceso de deshojado y limpieza debe hacerse de forma que todos los cogollos terminen teniendo un tamaño similar. Esto facilita un secado homogéneo y evitará que los cogollos más grandes pasen la humedad a los más pequeños. Los cogollos centrales se abren y se separan en cogollos medianos cortando por los pequeños tallos que los unen a la rama principal.

Es muy importante ser el uso de guantes y buenas herramientas como tijeras de poda

A la hora de manicurar, se deben separar las hojas más grandes que apenas contienen resina, de las hojas que crecen entre los cogollos. Las hojas pequeñas y medianas de los cogollos se paran y se pueden utilizar para la extracción de hachís una vez secas. Las hojas más grandes se suelen desechar ya que contienen mucha clorofila y poca resina, con lo que dan un rendimiento muy bajo en las extracciones.

También es importante limpiar las tijeras cada cierto tiempo mientras se realiza la cosecha, para recoger los restos de resina de las plantas. Esta labor es más fácil cuando se usan unas gotitas de alcohol. Las bolitas que recogemos se dejan secar y antes de su consumo, para asegurarse de que no se está fumando el alcohol usado para limpiar las tijeras.

Dedicaremos otro post en exclusiva a la manicura de la marihuana, en el que entraremos en más detalle en esta cuestión, pero de momento vamos a centrarnos en daros unos buenos consejos para el secado.

Tipos de secado: Mallas de secado y tendido con cuerdas

Estos son los dos tipos de secado que recomendamos a nuestros clientes. Cada técnica se aplica para un tipo de cultivo y tamaño de planta. El secado con mallas se recomienda para grandes producciones. Para este tipo de secado disponemos de varios modelos, como por ejemplo la malla secadora cuadrada y la malla secadora redonda. Estos dos artículos permiten un gran ahorro de espacio en la sala de secado respecto a la segunda técnica de secado.

Malla secadora para el secado de los cogollos.

Las mallas disponen de varios pisos, en los que podemos ordenar los cogollos por tamaño o tiempo de corte. También podemos dedicar uno o más niveles para el material destinado a la extracción de resina, como hojas y cogollos poco hechos. Siempre que ponemos cogollos, hay que evitar que se toquen entre ellos, para facilitar el proceso de secado de la marihuana.

El tendido con cuerdas suele usarse para plantas de marihuana de exterior, puesto que el tamaño de las ramas es mucho mayor. El inconveniente de esta opción es que la superficie que ocupan las plantas es mayor que con las mallas de secado.

Esta técnica se basa en cortar las ramas de la planta de una en una y colgarlas cabeza abajo sin que se toquen entre ellas. Esto es muy importante, ya que si dos cogollos se tocan es posible que no sequen bien y aparezcan hongos como la botrytis. La superficie de contacto entre el cogollo y el aire debe ser máxima, por eso no conviene colgar las plantas hasta haber cortado por lo menos las hojas más grandes, que también contienen bastante humedad.

Cogollos centrales colgados esperando su tiempo de secado

Debemos tener una idea aproximada de la longitud de las ramas que vamos a colgar, y así tender las cuerdas a una altura acorde con esta longitud, evitando que los cogollos pueden tocar el suelo y ensuciarse.

Condiciones de la sala: Temperatura y humedad

Para que el tiempo de curado no sobrepase lo esperado y no tener problemas de hongos o moho, hay que habilitar la sala para establecer unas condiciones adecuadas de temperatura y humedad.

Recordemos que una de las cualidades básicas del cannabis es su psicoactividad, gracias al contenido en THC de la resina. Este cannabinoide muchas veces se encuentra en forma ácida en las plantas recién cortadas, y a esta molécula se denomina THCA. Para transformar el THC en su forma activa, es necesario un proceso de oxidación, y para que esto ocurra debe circular aire por la sala de secado.

Deshumificador de 10 litros por dia.

La humedad relativa aconsejada para el secado del cannabis es alrededor del 30 o 40 %. Este grado de humedad permite que la hierba se seque en unos 10 días, tiempo tras el cual estará lista para el curado. Si vuestra sala de secado es muy húmeda teneis la opción de poner en marcha un deshumidificador con depósito, para reducir el riesgo de podredumbre y el tiempo de secado.

Para que no se formen bolsas de humedad, el aire que circula por la sala debe removerse con un ventilador pequeño, como el ventilador de suelo Cyclone. Se coloca en una esquina de la habitación con el flujo no directamente a los cogollos, de manera que remueva el aire pero no sacuda demasiado las plantas.

Otro factor importantísimo es la temperatura. El aroma y el sabor del cannabis se debe en gran àrte a unas moléculas llamadas terpenos. Estos compuestos son volátiles y se pierden por acción del calor. Para no perder aroma ni sabor la marihuana no debe secarse nunca a más de 25º C.

Si nos aseguramos de tener una buena circulación de aire, solo necesitaremos monitorizar la temperatura y humedad relativa con un termohigrómetro digital, y regulando el ventilador y el humidificador para ajustarlas al nivel deseado.

También es imprescindible que la sala esté a oscuras para no degradar las moléculas que dan sus cualidades a la hierba. En presencia de luz el THC se degrada en formas menos psicoactivas como por ejemplo el CBN. La presencia de este cannabinoide en muestras de cannabis suelen significar un mal proceso de secado o curado.

Si seguís todos estos consejos para el secado de la marihuana después de una o dos semanas los cogollos están listos para almacenarse y empezar el curado (normalmente cuando los tallos de la planta ya empiezan crujir al doblarse con la mano).

Conservación del cannabis en botes de cristal.

Por lo que respecta al curado, se recomendamos el almacenaje en botes de cristal o en recipientes tipo tight-vac. Éstos quedan perfectamente cerrados con la tapa y no se produce intercambio de aire con el ambiente exterior. Esto propicia que el grado de humedad de la materia vegetal en su interior se homogenice, y que la transformación de los cannabinoides sea paulatina.

Una vez envasada, la hierba debe protegerse de los cambios bruscos de temperatura y de la incidencia de la luz solar. La calidad del producto mejorará con las semanas y los meses, hasta llegar a un máximo de calidad alrededor del año de curado.

Con este último consejo nos despedimos y cómo siempre, os animamos a consultar cualquier duda que tengáis y compartir vuestras experiencias con el equipo de Cactus Martorell. Saludos y buenos humos!

Como debo regar mi planta marihuana

Regar las plantas de marihuana es una de las operaciones más habituales, tanto en cultivo interior como en cultivo exterior, así que vale la pena repasar cuatro conceptos básicos para hacerlo bien y conseguirlos mejores resultados. Riego cannabis

Para maximizar el crecimiento de nuestras plantas de marihuana tenemos que conseguir que el sustrato se encuentre a capacidad de campo el mayor tiempo posible. Esto quiere decir que la tierra ha retenido el máximo de agua posible, pero sin llegar a encharcarse y que falte aire en las raíces.

En la naturaleza esto ocurre después de una lluvia normal y la tierra haya drenado el agua que le sobra. Cómo se si mi tierra sustrato está a capacidad de campo? Pues observando las plantas, que muestran la cantidad de agua que tienen.

Sintomas de exceso de riego

Planta demasiado regada
Planta con exceso de riego con las puntas de las hojas secas, aspecto rugoso y forma de garra.

El exceso de agua desplaza el aire en las raíces, y provoca una serie de respuestas fisiológicas. Las hojas se curvan hacia abajo. La planta ofrece un aspecto delicado, pero las hojas siguen duras porque están llenas de agua.

Sintomas de faltas de riego

Este error no suele ser tan frecuente en cultivadores novatos, y es muy fácil de ver. Las plantas están cómo “desmayadas”, con las hojas muy blandas porque están casi secas. Con poco riego las hojas no se doblan tanto como por exceso de agua.

Planta necesita riego
Planta que necesitan ser regadas con las hojas un poco desmayadas.

¿Cuando debo regar mi planta de marihuana?

Una de las preguntas más habituales que nos hacen los clientes es ¿Cada cuanto riego mis plantas? Bueno, pues de entrada eso depende de unas cuantas cosas:

Hay una serie de variables que nos hacen regar más a menudo o menos:

  • Plantas grandes necesitan más agua que plantas pequeñas.
  • Una humedad relativa baja hace que las plantas necesiten más agua.
  • Más calor implica más necesidad de agua.
  • Una planta en floración necesita más agua que una planta en crecimiento.
  • Una planta en maceta grande tarda más en secarse que una en maceta pequeña.
  • El riego por inundación es menos frecuente que el riego normal (por gravedad).
Bomba de riego
Bomba para riego automatico o con manguera

Por norma general, en un interior se riega cada dos o tres días, si regamos de forma manual. Otra historia son los sistemas de riego automáticos con bomba de riego y goteros, que suelen dar varios riegos al día, pero con poco volumen de agua.

 

Para saber si tenemos que regar la planta, lo mejor es sopesar una maceta y fijarnos en la capa superior de tierra. Tenemos que acostumbrarnos al peso del sustrato en capacidad de campo, para saberlo:

 

  • Regamos poco a poco hasta que empiece a drenar agua por el fondo.
  • Dejamos escurrir el sobrante de agua durante unos treinta minutos, sin ningún plato o bandeja debajo.
  • Sopesamos la maceta, y nos quedamos con la idea. A partir de ahora queremos que la planta tenga más o menos esta cantidad de agua siempre.

Ahora tendremos que fijarnos en cuanto tiempo tardan las plantas en perder agua y secarse un poco, pero que no lleguen a pesar muy poco

¿Con cuantos litros riego mis plantas de marihuana?

Planta en tiesto 7 litros
Planta de interior en tiesto de 7 litros que regaremos con un litro como máximo.

Como idea aproximada podemos regar un metro cuadrado en interior con unos 10 o 15 litros. Variará en función de lo que hemos comentado antes: tamaño de las plantas, estadio, humedad relativa, temperatura…

Nosotros recomendamos regar con entre un 10 y 20% del volumen de agua respecto al de sustrato:

– En macetas de 5 litros en interior, una planta se puede regar con medio litro o un litro de agua como máximo.

– En macetas de 50 litros en exterior, podemos regar cada planta de marihuana con cinco o diez litros.

Pero lo mejor es hacer lo que hemos explicado antes, regar bien las plantas y acordarse del peso que tienen las macetas. A partir de ahí regaremos para que queden siempre así, con el mismo peso.

¿Que pH es el mejor para mi planta?

El potencial de hidrógeno o pH tiene que ver con la acidez o alcalinidad de una mezcla de agua y sales minerales. Normalmente, el pH del agua de la red suele ser demasiado alta para nuestras plantas, que necesitan un valor entre 5,8 y 6,3. Estos valores hacen que todos los nutrientes se encuentren en forma soluble y sean más fácilmente asimilados.

Podemos conocer fácilmente el pH del agua con un medidor electrónico MW101 o un PH 600, que se calibran de forma manual con dos disoluciones de ph standard. Calibrando una vez cada dos semanas nos aseguramos de que el aparato mide correctamente.

Cómo la mayoría de aguas son duras y tienen un pH alto, necesitamos un ácido para bajar hasta el valor deseado, alrededor de 6. Nosotros recomendamos el pH DOWN de Bionova, por el alta concentración en ácido fosfórico.

Para aquellas aguas en las que sea necesario subir el pH (normalmente tras añadir fertilizantes minerales) recomendamos el pH+ de Bionova, que contiene un 24% de hidróxido de potasio.

Para cultivos más grandes se utilizan reguladores del pH automáticos, que añaden bajador de pH cuando es necesario, según el valor que fijemos. Existen equipos realmente fiables, con los que nos podemos olvidar de ajustar el pH durante semanas cómo el controlador de pH ECO.

Estos equipos tienen una sonda instalada en el depósito principal de riego. Con una bomba conectada a un recipiente con bajador de pH, suministran la cantidad de ácido necesario para dejar los valores de pH del depósito principal al nivel deseado.

Qué es la Electroconductividad?

Medidor de pH y ec
Medidor continuo de ph y ec para el control perfecto de las constantes de tu agua.

Este parámetro es una estimación de la cantidad de sales que contiene el agua. La electro conductividad o EC suele medirse en milisiemens por centímetro o mS/cm. Es una medida relacionada con la cantidad de partículas disueltas en el agua, que algunos aparatos miden como partes por millón o ppm.

El agua ideal para regar las plantas debe tener una EC de partida lo más baja posible, y se le añaden fertilizantes hasta llegar a valores 2 o 3 mS/cm, según la variedad y el estadio en que se encuentra la planta de marihuana.

Los cultivadores profesionales no suelen utilizar agua de la red directamente, sino que optan por instalar equipos de osmosis inversa para suministrar total o parcialmente de agua al cultivo. Estos equipos eliminan el exceso de sales del agua y la dejan prácticamente pura, para después añadir el fertilizante deseado.

Resumen

Para regar correctamente, es necesario aportar la cantidad adecuada de agua, con el pH ajustado y con una EC acorde con la fase de desarrollo en que se encuentra la planta. Más adelante dedicaremos algunos post específicamente al pH y la electroconductividad, de momento nos hemos centrado en cómo regar la planta con la cantidad ideal de agua. También puedes visitar nuestro post sobre fertilizantes Que significa NPK en nuestros abonos.