Cómo fabricar tu propio compost casero

En este post vamos a explicar cómo fabricar un compost casero que nos sirva para cultivar plantas de cannabis. En cualquier casa se genera una buena cantidad de residuos orgánicos, y más todavía si tenemos un cultivo interior. Los restos de sustrato, comida y poda se pueden usar para el compostaje doméstico de cannabis, solo hace falta tener unas nociones básicas para hacerlo bien.

¿Qué es el compostaje?

Se entiende por compostaje la descomposición, en condiciones controladas, de materia (normalmente residuos) orgánica. El resultado del proceso de compostaje casero es el compost, un producto totalmente orgánicoaprovechable tanto por las plantas como por los microorganismos que viven en el suelo.

Este proceso de descomposición sucede de forma natural en los bosques y el campo. La idea es acelerar el proceso creando la mejores condiciones posibles para los microorganismos descomponedores: hongos, bacterias, nemátodos, protozoos…

Como hacer un compostador casero

El compost mejora muchas de las propiedades de los suelos y sustratos de cultivo, como por ejemplo la aireación, la capacidad de retención de agua, la capacidad de intercambio catiónico (indispensable para amortiguar cambios bruscos de pH o salinidad en el suelo) y por supuesto el contenido en materia orgánica.

Además el compost aporta nutrientes debido a su descomposición, que se produce muy lentamente. Es un abono casero de marihuana que las plantas absorben poco a poco, a medida que lo necesitan. Es muy difícil sobrefertilizar una planta por añadir compost casero al sustrato.

Qué materiales se pueden compostar?

En realidad podemos compostar cualquier resto orgánico, pero para que el proceso sea rápido debemos evitar echar a la compostadora los restos de tamaño muy grande (cómo ramas gruesas) o materiales de lenta descomposición. Vamos a enumerar las materias prima que nos facilitarán la obtención de un buen compost:

Hacer compost casero
– Tierra, coco, hojas grandes y pequeñas procedentes de cultivo.
– Verduras, fruta sin huesos y comida que no vayamos a consumir.
– Posos de café
– Restos de la cortadora de césped.

Cuanto más pequeños sean los restos añadidos más rápido será el proceso. Los microorganismos que procesan la materia orgánico trabajan mejor con los materiales pequeños que con grandes restos.

Qué materiales NO deberíamos compostar?

Nunca añadiremos al compost restos no orgánicos como los siguientes:

– Metales, plástico y vidrio
– Tabaco. La nicotina es un potente biocida que puede alterar el desarrollo de los microorganismos que procesan la materia orgánica.

A pesar de que tener un origen orgánico, hay una serie de materias que NO se pueden añadir a la compostadora. Existen dos razones básicas: o bien ralentizan el proceso de compostaje o alteran las propiedades de un buen compost.

– Ramas (la celulosa tarda mucho en descomponerse)
– Cítricos (acidifican el medio, perjudicando a los microorganismos compostadores)
– Restos de carne y pescado (generan malos olores)
– Papel procesado (con tinta o bien blanqueado con cloro)
– Malas hierbas. Pueden tener semillas que más adelante germinen i compitan con nuestras plantas por el agua y los nutrientes.

Tampoco recomendamos añadir estiércol o cenizas al compost, puesto que muchas veces no sabemos si los animales han consumido productos nocivos (antibióticos) o si la madera que se ha quemado en la chimenea no estaba tratada con productos como barniz.

Cuáles son los cuidados que hay que dar al compost?

Hay una serie de condiciones que debemos mantener para asegurarnos de que el proceso de compostaje se desarrolla correctamente. Tener esto en cuenta es la diferencia entre compostar una pila de materia orgánica en tan solo tres meses y convertirla en abono casero, o perder mucho tiempo intentando obtener compost de calidad sin lograrlo.

Relación Carbono/Nitrógeno. El nitrógeno es el componente estructural de la fauna encargada del compostaje, puesto que forma parte de las proteínas y el material genético. El carbono, en cambio, vendría a ser la comida para el proceso de obtención de compost. Un desequilibrio en el aporte de estos elementos ralentizará el compostaje, por eso es importante combinar restos de comida (nitrógeno) con restos vegetales (carbono). Podemos hacer una lista orientativa de materiales para añadir a nuestra pila:

– Alto contenido en carbono: Paja, hojas secas, turba, serrín
– Alto contenido en nitrógeno: gallinaza, posos de café, césped, restos de comida.

Acidez del medio. Un pH equilibrado en la pila de compost favorece el desarrollo de los organismos descomponedores, por eso no es conveniente añadir cítricos u restos de coníferas (pinos, abetos) al compost.

Temperatura. Al principio del proceso, la materia orgánica en descomposición provoca una gran subida de temperatura en la pila de compost (hasta 70º C). No es recomendable que además los restos estén a pleno sol, puesto que la temperatura podría subir en exceso y matar muchas de las bacterias. De la misma manera, el frío ralentiza el proceso, así que cuanto más suave sea la temperatura, mejor se procesarán los restos.

Humedad. Los organismos trabajan mejor en unas condiciones de humedad alta. El compost no puede secarse demasiado,  por tanto es necesario regar los restos en las épocas más calurosas y secas del año. El exceso de humedad, por otro lado, tampoco es nada bueno, hay que mantener un equilibrio y que la humedad se mantenga siempre a un nivel similar.

Aireación. El proceso se acelera a mayor cantidad de oxígeno, por ello hay que ventilar mucho  la pila de compost. Si se seca por la circulación de aire basta con añadir un poco de agua. La falta de oxígeno en una pila de compost provoca putrefacción, acidificación y proliferación de bacterias nocivas. Cuanto más aireado esté el material, mejor.

Para dar un pequeño empujón a todos estos procesos, nosotros recomendamos añadir enzimas y microorganismos a los restos que se van a compostar. Algunos de los productos que podemos usar son Powerzyme de Hesi, que acelera la descomposición de la celulosa y lignina de las raíces y hojas. Otro producto recomendable para añadir al principio del compostaje es el Pre-Mix de Biobizz, su contenido en microorganismos y oligoelementos acelera el compostaje.

abono casero marihuana

Cómo hacer un compostador casero?

Lo más fácil es comprar un compostador doméstico (normalmente de plástico), con volumen suficiente para poner todos los restos del cultivo. Por ejemplo, si usamos tres sacos de 50 Litros por cultivo, entonces necesitamos una cajonera donde quepan al menos 200 litros de material (el sustrato más restos de poda y un poco de  humus de lombriz).

Si sois de esos manitas a los que les gusta hacer de McGyver, también existen numerosas páginas en internet donde explican cómo hacer un compostador casero con unos pocos palets.

Una vez hemos puesto el material a compostar, regaremos con un poco de agua y enzimas y dejaremos que empiece el proceso. Al cabo unos días podemos revisar la humedad del montón y añadir agua si fuera necesario. Al cabo de un mes es conveniente empezar a remover el material semanalmente para que se airee.

Si todo va bien en seis meses ya tendremos el sustrato totalmente compostado para usarlo de nuevo en nuestro cultivo. Si no se quiere usar solamente el compost para cultivar, y solo se añade un poco en la superficie de la maceta, en tan solo tres meses ya se puede sacar de la pila de compost. Será un fertilizante natural para la marihuana. Un buen compost, maduro y estable tiene las siguientes propiedades:

Humedad alta, similar a la de un saco de sustrato profesional.
Olor fresco, a bosque o humus.
Uniformidad. El compost casero se puede tamizar antes de usarlo, para homogeneizar el tamaño de las partículas.

Por último, recordamos que el compostaje no es una ciencia exacta y que existen muchas maneras de hacerlo. Por eso os invitamos a compartir vuestras experiencias con nosotros y dejar comentarios en el post aportando nuevas ideas. Muchas gracias de parte del equipo de Cactus Martorell.

 imagen: yellowknife

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>